La colaboradora ha roto en llanto en ‘Sálvame’ tras su enfrentamiento con Mila Ximénez. «Sé que hay cosas que tengo que hacer mejor», ha reconocido.


El conflicto entre Jorge Javier Vázquez y María Teresa Camposse ha cobrado varias ‘víctimas’. No solo Terelu, Carmen BorregoAlejandra Rubio se han visto salpicadas por la guerra mediática entre el presentador y el clan Campos. El pasado martes, Mila Ximénez estallaba contra su compañera María Patiño, quien se sentía aludida por unas declaraciones suyas al hablar del citado conflicto televisivo. La sevillana recibía unos audios de la gallega que hacían estallar sus nervios y provocaron su salida del plató de ‘Sálvame’.

«Le he pedido disculpas a Mila»

«Parece ser que ella cree que ayer la llamé cobarde. Yo no llamé cobarde a nadie. Dije que hay ciertas jerarquías y que hay enfrentamientos donde no nos exponemos», explicaba Mila. Visiblemente nerviosa, admitía encontrarse mal ante la respuesta de su amiga y compañera. “Me está dando un chungo… Respiraré cuando me salga del mismísimo… Respiro, respiro. Mucho peor que antes. pero sigo respirando». Y se quejaba por la manera en la que los asunto del trabajo afectaban a su relación con sus compañeros. «Convertimos esto en nuestras vidas. Y estamos hablando de un tema que no tiene nada que ver. El tema de las Campos al final se olvida. Al final estallamos las bombas los unos contra los otros. Es que no tiene ningún sentido».

Esta tarde, ambas colaboradoras se han visto las caras en ‘Sálvame’, donde han podido poner los puntos sobre las íes y solucionar sus diferencias. La primera en hablar ha sido María Patiño, quien no ha tardado en romperse al ver cómo su amiga se siente defraudada con ella. «Le he pedido disculpas a Mila», anunciaba, nada más comenzar su discurso.

Telecinco

«Lo único que me molesta es que se dé una mala imagen profesional mía. Me da miedo incluso no tener trabajo, me da pánico. Es una obsesión desde que era muy jovencita. Los lunes dejé de ver el diario porque el fin de semana al estar tan implicada en ‘Socialité’ entiendo que tengo exceso de información y a veces soy muy insolente. Y con ayuda de la persona que me aconseja decidí los lunes no verlo», detallaba Patiño.

«Soy muy consciente de cuando hago las cosas mal»

«No mando mensajes para desestabilizar a nadie. Si se siente decepcionada… No sé por qué. Ella lo dice. Yo me fustigo demasiado. Este fin de semana ha sido importante por cosas personales y ayer tenía que haberla llamado por la noche o por la mañana», subrayaba. «Soy muy autocrítica y me miro al espejo todos los días, me machaco y soy muy consciente de cuando hago las cosas mal. Soy una persona que no me suelo quejar, pero también tengo mis problemas. Se supone que soy fuerte, ambiciosa… Soy muy responsable con mi trabajo. Es difícil ser colaboradora, presentadora… Para mí ha sido difícil y he hablado con los jefes. Mi implicación no ha sido igual cuando presento que cuando se siento como colaboradora».

Patiño: «Me molestó que me llamase cobarde»

Nerviosa, y hecha un mar de lágrimas, María Patiño dejaba claro que no desea ningún enfrentamiento con Mila. «Respecto a lo de ayer lo único que le puedo decir a Mila es que me disculpe y que no se hagan las cosas durante el directo. Me molestó que me llamase cobarde y me molestó que diga que tengo una cosa personal con Terelu porque jamás he tenido algo personal con Terelu».

Telecinco

«La quiero mucho, pero nunca me he planteado que pase nada negativo», reconocía, sin poder reprimir el llanto. «Sé que hay cosas que tengo que hacer mejor. En un programa de televisión no se pueden mandar mensajes para desestabilizar a nadie. Siento que siempre por algún lado defraudo a alguien. No tengo nada que reclamarle ni que reprocharle, pero hablaré con ella».

«¿Qué es lo que más te ha molestado?», le preguntaba Jorge Javier. «Que no tengo empatía», respondía Patiño. «No tengo que pedir perdón por hablar en un plató. Por las formas parece que se me va mucho la boca, pero mido muchas las palabras. Soy muy contundente, pero no me considero prepotente». El de Badalona formulaba una nueva pregunta: «¿Cada vez más alejada de tus compañeros?». Ésta contestaba: «He decidido cuidarme y sabes de lo que estoy hablando. Pero eso forma parte de mi vida personal. Tengo que hacerlo por muchas cosas porque me tengo que centrar en lo que tengo que centrar. No vengo aquí a putear a Mila, aunque se sintiera estupendamente».

Telecinco

Mila escuchaba con atención las declaraciones de María Patiño. Sentada en otra sala, lloraba a lágrima tendida al ver a su compañera destrozada. «Me rompe verla así, no puedo verla destrozada. La quiero muchísimo. Parece que le reprocho que trabaje. No me compensa verla así», decía. También reconocía que están distanciadas. «Estamos alejadas. Lo único que me preocupa es que esté bien. No me gusta verla así. Pesé que venía más peleona».

«Entre ella y yo hay más distancia y nos vemos muy poco»

«María forma parte de la gente que yo quiero y verla así me rompe el alma. Noto que entre ella y yo hay más distancia y nos vemos muy poco. Es verdad que trabaja mucho pero nunca le he dicho: trabaja menos», destacaba Mila. La colaboradora ha señalado que María Patiño «no está sola» y que «tiene a mucha gente que la quiere». Sin querer entrar «en el terreno personal de María», ha lamentado que la periodista dé «poco espacio a su vida personal». Sincera, confesaba: «Si ella necesita más espacio yo lo respeto. Echo de menos que me diga vamos de compras o vamos a comer. Le diría que se tome un espacio en la cabeza, pero ella quiere estar donde está… En ningún momento he dicho que es una cobarde».

«No quiero que sufra la gente que está conmigo»

Mila, con la cara empapada de lágrimas, era incapaz de reprimir sus sentimientos. «Claro que necesito a María. Es un momento de mi vida en el que necesito a todo el mundo». A continuación hablaba de cómo su lucha contra el cáncer de pulmón que padece la ha hecho ser más sensible a determinadas cuestiones. «No quiero que sufra la gente que está conmigo. Todo esto ha sido muy rápido y muy traumático en poco tiempo. Venir aquí me da la vida, pero por otro lado estoy mal. Estoy más sensible… Tengo una enorme sensibilidad para todo y el tiempo que pierdo es tiempo para mí. Ayer a las 10:30 de la noche estaba dormida. Estaba agotada. Espero que todo esto pase. Sé que estoy distanciada y hay fines de semana en los que no quiero ver a nadie. Ojalá todo esto pase. Todo esto ha sido muy chocante y muy traumático. Estoy más sensible que otras veces y no quiero verla así. Ahora tengo más miedo en mi vida personal y algún día tenía que salir. No soy Robocop».