«Bailamos al niño. Fue algo maravilloso. Nunca lo olvidaré», ha confesado la presentadora al recordar cómo fue el bautizo de su hijo celebrado en Sevilla.


María Patiño es una de las presentadoras más populares de Mediaset, pero en cuestiones personales intenta mantener un perfil bajo. En esta ocasión, la presentadora ha abierto su corazón para compartir una bonita anécdota familiar. Ha querido recordar cómo fue el bautizo de su único hijo, Julio, de 20 años. Precisamente recibió las aguas bautismales en el mismo lugar en el que se dieron el «sí, quiero» Isabel Pantoja y Paquirri, la iglesia del Gran Poder de Sevilla. «Allí fue donde bauticé a mi hijo», señalaba emocionada durante su programa.

Instagram

La jornada estuvo repleta de sorpresas y sentimientos. Una de las más destacadas se produjo cuando abandonó el templo con su bebé en brazos. Una anécdota que hoy continúa guardando con especial anhelo: «Cuando salí con mi hijo en brazos me cantaron y me bailaron un montón de gente», añadía. Como no podía ser de otra manera, la celebración estuvo amenizada por notas flamencas y ella siguió el compás balanceando al niño por encima de sus brazo, tal y como ha confesado.

Un improvisado ritual de buena suerte que ella no dudó en seguir embriagada por la emoción. «Bailamos al niño. Fue algo maravilloso. Nunca lo olvidaré», ha reconocido. Hasta Sevilla se desplazó su familia procedente de Galicia, cabe recordar que ella nació en Ferrol, todos ellos vivieron con gran sentimiento esta jornada: «Mi familia de Galicia imagínate cómo estaba».

Su mejor papel, el de madre

No es la primera ocasión en la que la presentadora se pronuncia sobre su faceta de madre. Ya había confesado que cuando dio a luz solo pudo cogerse tres días de baja: «Salí del hospital y me fui a cubrir un acto”, revelaba la periodista el año pasado en ‘Sábado Deluxe’ donde añadía que por aquel entonces era autónoma y debía volver a la carga. “Yo no quería depender de mis padre y me fui a la calle a trabajar”.

© Redes sociales.

Este mismo año, antes de que se decretara el primer estado de alarma, María Patiño mostró su evidente preocupación por el joven quien se resistía a quedarse en casa: «Es totalmente independiente y autónomo, pero quiere salir de fiesta, a la discoteca e ir al gimnasio y no sé cómo manejarlo», comentaba. Asimismo, manifestó su malestar por cómo estaba afectado la crisis sanitaria al sector de la hostelería, al que que se dedica su marido, Ricardo Rodríguez. «No me importa decirlo, y ayer solo hizo una caja de 50 euros».

Hace dos años, la revista SEMANA publicaba las primeras imágenes de María Patiño junto a su hijo Julio durante unas vacaciones estivales en Biarritz. La portada reflejó a la perfección la complicidad que existe entre madre e hijo. La periodista abrazaba con cariño al joven que por entonces acababa de cumplir la mayoría de edad.