La joven ha caído rendida a los encantos de Rubén, con quien se ha fundido en un apasionado beso.


Fani ha sido la primera concursante en morder la fruta prohibida en ‘La isla de las tentaciones’. La joven se ha besado con Rubén. Mientras tanto, su novio, Cristofer, lloraba amargamente ante la difícil situación a la que se enfrenta.

Fani se rinde a los encantos de Rubén

La química entre Fani y Rubén es evidente desde el momento en que se conocieron. Cada vez que se juntan saltan las chispas entre ellos. Después de varios días de tonteo, ambos jóvenes se han dejado llevar por lo que sienten y se han fundido en un beso.

La propia Fani ha reconocido que no sabe por qué se comporta así. «Me digo: ¿Qué estás haciendo? ¡Que tienes novio! Llevamos juntos siete años. Pero esto va más allá de un beso. Rubén me ha hecho descubrir cosas que no conocía», ha confesado.

Rubén, por su parte, ha admitido que le cuesta enamorarse, pero no puede negar la enorme atracción física que siente por Fani.

Quien se ha llevado un disgusto al ver el flirteo de su chica con otro ha sido Christofer. El joven, ajeno aún a las imágenes que confirman el idilio entre Fani y Rubén, lleva días sin dormir. Se teme lo peor. «La tengo en un pedestal y se me ha caído. No digo que me haya engañado… Pero esto es un acto de ella. Ha sido un palo muy gordo para mí. Que se deje abrazar en dos días… En mi puta vida la he visto como la he visto como en esas imágenes», decía, sin saber aún que su novia ha cruzado ya una frontera peligrosa.

«Me está costando entender que esté así con ese chico. Él no es su amigo. Después de siete años no me está teniendo ningún respeto y si sigue así, lo siento mucho, pero me marcho», ha anunciado Cristofer. La actitud de su pareja le está arruinando su estancia en la República Dominicana. «Estoy haciendo un esfuerzo por conocer la personalidad de las chicas, pero ahora mismo estoy mal», explicaba a sus compañeras de casa.