El fallecimiento de Álex Lequio, a los 27 años, conmocionó al país entero el pasado 13 de mayo. El hijo de Ana Obregón y Alessandro Lequio nos decía adiós después de dos años de lucha contra el cáncer que padecía. Kiko Rivera, quien ya le recordó hace unos días a través de sus redes, ahora ha contado la conexión que les unía y cómo ha vivido la triste noticia. Se conocían desde niños, ambos vivieron su infancia en la urbanización de ‘La Moraleja’, situada en el madrileño municipio de Alcobendas.

kiko-rivera-alex-lequio

«Yo le sacaba nueve años, pero hemos pasado momentos muy bonitos», ha recordado. Después de un tiempo en el que sus vidas tomaron caminos separados, el DJ volvió a reencontrarse con él. Fue entonces, cuando retomaron el contacto y Kiko ha contado que se interesaba por él y le preguntaba habitualmente cómo iba su tratamiento.

La noticia de su muerte ha supuesto un auténtico mazazo para Kiko Rivera: «Tengo mucha pena, sobre todo, siendo padre, cómo se tienen que sentir sus padres». Ambos vivieron una infancia marcada por la fama de sus progenitores. «En su momento me pasó factura, ahora ya está olvidado», reconocía Kiko sobre este tema. «Con la madurez entiendes que todos hacen su trabajo», añadía.

El cumpleaños de doña Ana

La crisis sanitaria ha provocado que Kiko Rivera haya vivido desde la distancia el cumpleaños de su abuela, doña Ana. Como tantos otros, ha recurrido a las tecnologías para sentirla cerca: «Hicimos videollamada, soplamos las velas a través del móvil», reconocía sobre la insólita celebración de este año. Y es que, una vez más, el hijo de la tonadillera mostraba su profundo amor hacia ella: «Las abuelas son las segundas madres, pero mi abuela ha sido como la primera. Junto con mis hijos, mi mujer y mi madre es la persona a la que más quiero. Siendo egoísta, que me dure muchos años».

kiko rivera

Durante este tiempo de cuarentena, Kiko Rivera ha tenido tiempo para reinventarse profesionalmente creando su propio programa en las redes, también para dedicarse a otros asuntos. Sabe que su sector, el de la noche, tardará en recuperarse, por ello ahora está estudiando para ser representante de futbolistas. Una posible alternativa profesional que no descarta en el futuro: «No quiere decir que me vaya a retirar de la música, está ahí por si acaso».

Kiko Rivera también ha mostrado su lado más solidario en esta cuarentena. Esta vez formando parte de un maratón benéfico de 24 horas a través de los redes sociales para apoyar la causa #YoMeCorono. «Haciendo lo que me gusta y por una buena causa. Estoy aportando mi granito de arena que en esta ocasión hace mucha falta», afirmaba. Una larga jornada en la que, además, tendrá tiempo de pinchar la canción de su hermana, Isa Pantoja, con quien ahora tiene una excelente relación. «Estoy deseando que nos juntemos», aseguraba.