«Me caso plenamente enamorado. Estoy con la mujer ideal y que me puede hacer feliz bastante tiempo, espero», ha afirmado el colaborador.


Desde finales del año pasado suenan con fuerza campanas de boda entre Kiko Matamoros y Marta López. El colaborador ha confirmado que se dará el «sí, quiero» y ya tiene la iglesia perfecta para el enlace. Te contamos algunos de los detalles de una boda que seguro dará mucho que hablar. 

Instagram

Por el momento se sabe que se celebrará en la basílica de San Miguel que se encuentra en pleno centro de Madrid. Justo enfrente del nuevo hogar de la pareja, un impresionante palacete del siglo XVIII, que les enamoró nada más verlo. Los deseos de la ‘influencer’ es casarse por la iglesia y, además, esta sería la primera vez en la que el colaborador contraiga matrimonio de forma religiosa. «Me parece el sitio ideal para celebrarlo, porque Marta quiere una boda religiosa», ha señalado en ‘Sálvame’.

«Ya tengo una edad y unas circunstancias en las que no pienso. Me caso plenamente enamorado. Estoy con la mujer ideal y que me puede hacer feliz bastante tiempo, espero. Me apetece casarme con ella y tener un hijo con ella», se ha sincerado sobre este nuevo matrimonio. Cabe recordar que sería el tercero para Kiko Matamoros; Marián Flores fue su primera mujer, y Makoke la segunda.

Instagram

«Si estás comprometido con una persona te apetece formalizar», ha afirmado con rotundidad. Respecto a los 40 años que distan entre la pareja, ha recordado que tener un bebé en común sería «un vínculo para siempre», también que de producirse una nueva paternidad para Kiko sería «emocionalmente muy diferente».

«Uno siempre intenta complacer a su pareja y quiero que mi pareja tenga la mejor boda posible. Ahora mismo vivo en una nube. Ojalá me dure», afirmaba sobre el enlace. Asimismo ha hecho referencia a la situación que atraviesa el país por lo que los planes tendrán que esperar a que la crisis sanitaria esté controlada.

«Que hinque rodilla”

Marta López también se ha pronunciado sobre el «sí, quiero» desvelando que aún no ha habido una petición de mano formal: “No hablo de boda hasta que no me lo pida. Que hinque rodilla”. De cumplirse sus deseos, los novios reunirán a sus familiares y amigos en una joya del barroco español que tiene forma convexa en su fachada y fue construida entre los años 1739 y 1746. Sus dimensiones son pequeñas, perfecta para una boda íntima.

Fue a finales de 2020 cuando Kiko Matamoros manifestó por primera vez sus deseos de contraer de nuevo matrimonio. Lo hizo con motivo del especial de Nochevieja de ‘La última cena’. Poco después comentó que se estaba planteando aumentar la familia. El colaborador es padre de cinco hijos,  Diego, Laura, Lucía, Irene -fruto de su primer matrimonio con Marián Flores- y Anita -de su segundo enlace con Makoke-.