El actor, de 84 años, recibirá un galardón por sus 56 años de trayectoria en cine, teatro y televisión.


Buenas noticias para uno de los actores más carismáticos y uno de los más prolíficos de nuestro país. La Academia de Cine ha anunciado que entregará el Goya de Honor 2022 a José Sacristán por ser “el rostro y la voz del cine español de las últimas seis décadas”. Un honor que el madrileño ha recibido con agradecimiento este lunes. “Mi carrera ha sido el gozo del crío que ha visto cumplido su propósito, el de hacer creer a la gente que era el estudiante, el pregonero, el recluta, el emigrante, el abogado, el médico”, ha dicho.

El intérprete recogerá la estatuilla en homenaje a su amplia trayectoria artística por “representarnos de forma única en tantos títulos inolvidables que forman parte de nuestra memoria íntima”, según ha anunciado la Academia de Cine.

Asegura estar en su «mejor momento»

Sacristán, de 84 años, no piensa retirarse de los escenarios. En su haber destacan más de 120 películas y casi una treintena de obras de teatro. Pero le queda cuerda para rato. «He hecho un recorrido hasta ahora y cuando miro hacia atrás me reconozco en este camino, con los errores, con las tonterías y las estupideces», decía en una entrevista reciente.

«Este es mi mejor momento», ha confesado. Atraviesa, según él mismo ha explicado, una etapa de cierta «conformidad» y «aunque suene conservador», afirma haber firmado un «acuerdo» consigo mismo. «Con un camino por recorrer y con una cosa formidable, que es seguir levantándome para rodar», ha admitido. Consciente del privilegio que tiene al seguir trabajando, se siente satisfecho de «haber llegado a este momento», así como de disfrutar de pequeños detalles de la vida, como «ver una película en mi casa».

GTRES

Nacido en Chinchón (Madrid) en 1937, Sacristán cuenta con casi 60 años (56, para ser exactos) de carrera en cine, teatro y televisión. Hijo de un republicano que pasó tiempo en prisión, comenzó a trabajar en las artes escénicas a principios de los años 60. Su debut en el cine se produjo con ‘La familia y uno más’, en 1965. En la década de los setenta llegarían un sinfín de comedias con las que, junto con Alfredo Landa y José Luis López Vázquez, se convirtió uno de los actores más taquilleros del cine español.

Ha participado en cintas míticas como ‘La vaquilla’, ‘Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?’, ‘Asignatura pendiente’, el primer filme de José Luis Garci o ‘ El muerto y ser feliz’, película de Javier Rebollo por la que recibió un premio Goya en 2012 y su segunda Concha de Plata en San Sebastián. Entre sus últimos trabajos destacan la obra teatral de Miguel Delibes ‘Señora de rojo sobre fondo gris’.

En el terreno amoroso, ha tenido varios romances sonados con mujeres tan conocidas como la actriz argentina Leonor Benedetto, Laura del Sol, Mónica Randall o la desaparecida Mila Ximénez con la que tuvo un breve romance en los años 80, poco después de la separación de la sevillana del tenista Manolo Santana.

Hombre de una sola mujer, se ha casado en tres ocasiones. Su primer matrimonio fue con la actriz Isabel Medel, con la que tuvo dos hijos: José Antonio (1961), e Isabel (1962). Tras la separación se enamoró de la la actriz francesa Liliane Méric, a la que conoció en el rodaje de ‘Lo verde empieza en los Pirineos’. Con ella tuvo otra hija, Arnelle, nacida en 1978.

A mediados de los 90 llegó a su vida Amparo Pascual. Empezaron a salir juntos en 1995, pero no fue hasta el año 2008 cuando se dieron el ‘sí, quiero’ en la ciudad argentina de Buenos Aires, en una ceremonia íntima y discreta. A su lado ha encontrado la estabilidad. «Te levantas para ir donde quieres ir y estar con quien quieres estar. Tengo a mi mujer, tengo a mis hijos, tengo a mis nietos», reconocía en una entrevista con Mamen Mendizábal en La Sexta. «Es posible que pueda dedicarme a ver películas, oír música y estar con mi mujer, mis amigos y mis hijos», decía.

Casa de S.M. el Rey.

José Sacristán, que nunca ha ocultado ser izquierdas, relataba en su entrevista con Mamen Mendizábal cómo fue su extraño encuentro con el actual rey emérito, el rey Juan Carlos. Lo llamaron para entregarle un premio, y en ese acto se encontraba el padre de Felipe VI. Fue acompañado de su padre, Venancio Sacristán, a quien Franco condenó a muerte por su ideología política.

«Después del acto había un apartado en un cuartito y cuando llegó el rey le dije: «Aquí está el rojo este, que hace unos años… el dueño de la pensión que vivió aquí decidió meterlo en la cárcel», relataba. «Y entonces le dice el rey: ¿Venancio, te puedo dar un abrazo? Y entonces mi padre me mira. Y se acerca… Tengo una escena, que es el escorzo del rey y la cara de mi padre diciendo: «¿Esto está pasando? ¿Qué hago yo aquí? ¿Le muerdo?».