Joaquín Prat confiesa los problemas capilares que le llevaron a hacerse un injerto

El presentador de televisión no ha tenido reparos a la hora de hablar sobre su experiencia tras hacerse un tratamiento de injerto capilar.

Joaquín Prat no tiene reparos en hablar de ciertos temas en su programa. El periodista ha querido dar su opinión cuando en la mesa de debate de ‘El programa de AR’ han tratado el tema de las negligencias que se comenten en ciertas clínicas donde ponen tratamientos de injertos capilares.

Leer más: Tras raparse el pelo, Joaquín Prat sorprende con una nueva imagen

Muchos han hecho referencia a la cantidad de gente que viajaba hasta Turquía para hacerse este tipo de tratamientos, ya que el coste es mucho más barato. Y aquí es donde Joaquín Prat ha querido dar su opinión. «Lo barato sale caro, y nunca me planteé ir a Turquía», ha comenzado diciendo de una forma rotunda.

El presentador de televisión prefirió hacerse el tratamiento en un centro madrileño: «No todo el mundo puede costearse una operación que a veces sale dos o tres veces más caro que allí», comentaba, consciente de que su tratamiento ha costado más caro que en Turquía.

También ha querido dejar claro que someterse a este tratamiento ha sido una de las mejores cosas que ha hecho en su vida. «Tenía unas entradas más que evidentes y también en la coronilla», desvelaba sobre su aspecto.

Mucho antes de que se decidiera por este tratamiento, Joaquín Prat probó con otras técnicas y así lo ha hecho saber: «Antes me hacía una especie de arquitectura capilar cuando me salía de la ducha, o me dejaba el pelo largo para esconder los huecos que me quedaban».

No es la primera vez que Joaquín Prat habla de su cabello. Y es que hace unos meses Prat nos dejó más que sorprendidos cuando decidió raparse el pelo en pleno directo tras perder una apuesta, ante la sorpresa de todos sus compañeros y de Ana Rosa Quintana, que pensaban que no se atrevería. El presentador hizo una apuesta este verano, durante las vacaciones de Ana Rosa Quintana, en la que aseguraba que estaba seguro de que Pilar Abel era hija de Dalí. Aseguró que si no era hija de él, terminaría rapándose el pelo en su programa, en directo y ante sus compañeros.