Siete meses después de romper en la hoguera final de ‘La isla de las tentaciones’, Susana Molina y Gonzalo Montoya han vuelto a verse las caras en los platós de Mediaset. Allí, el sevillano entraba completamente roto. La pena por el desamor es tal que aún no ha superado la ruptura. «No duermo, no como», admitía.

El esperado reencuentro entre Gonzalo y Susana

En los minutos previos a su reencuentro con Susana, Gonzalo se vino abajo. Derrumbado y roto, no podía reprimir las lágrimas. «Pensaba que iba a estar mejor, pero al llegar a Telecinco me he roto. Ha sido llegar a Mediaset y acordarme de cuando estábamos juntos. No sé si lo voy a poder hacer. Es muy difícil», reconocía.

El joven recordaba con tristeza cómo vivió la noche en que su exnovia lo dejó en el ‘reality’. «Estaba en estado de shock que no podía ni hablar», ha relatado. Además, al regresar a España tuvo que enfrentarse a la muerte de su abuela. «No tener el apoyo de Susana fue bastante duro. Me hubiera gustado que se hubiera esperado a volver a estar en casa».

«jamás amaré a una persona como he amado a Susana»

A pesar de sus nervios, el andaluz era consciente de la realidad: «El problema es que ella no está enamorada de mí». Ella ya no siente amor por él, pero no sucede lo mismo a la inversa. Los sentimientos por su parte siguen a flor de piel. «Jamás amaré a una persona como he amado a Susana y lo tengo claro. Puedo tener hijos, puedo casarme con otra persona, pero lo que he vivido con ella no lo viviré con otra persona. Soy una persona muy insegura y ella era mi protección. No hay nada negativo que me haya aportado ella. Es la pareja perfecta. Voy a envidiar el hombre con el que esté toda mi vida, pero así es la vida».

1Pide disculpas por haber llamado "Pokémon" a Susana

«Lo de nosotros fue 24/7 desde que nos conocimos hasta que nos hemos separado». Así recordaba el sevillano cómo era su noviazgo con Susana. Y ha aprovechado para explicar por qué llamó «Pokémon» en el video de presentación. «Son bromas, pero tengo un corazón que no me cabe en el pecho y pido perdón a todo el que se haya molestado».

2"Verlo así me tiene temblando"

Por su parte, Susana se mostraba sincera. «Me he mantenido un poco dura, pero verlo así me tiene temblando». A día de hoy, la murciana cree que su relación estaba «acabada» antes de que entraran en el concurso.

3"Él era muy dependiente de mí"

«Ya estaba desenamorada», relataba Susana. «Allí me di cuenta de lo que me estaba pasando. Al verme allí sola… Nosotros estábamos siempre muy unidos, pero estábamos muy unidos porque él era muy dependiente de mí. Echaba de menos contarle cosas, pero esas cosas son de amigos».

4"Gonzalo ha perdido mucho tiempo buscando explicaciones"

Para Susana, el motivo por el que puso fin a su relación con Gonzalo es simple desamor. No hay que buscar otras causas. «Él ha perdido mucho tiempo buscando razones en vez de escucharme. Es que no tiene explicación. Ha pasado esto y ya está», decía.

5"Estaba desenamorada"

Al recordar la noche de la ruptura, Susana ha explicado que «sentía como mucho rechazo y no sabía porqué. Lo que me pasaba es que estaba desenamorada. Pero entonces aquella no me parecía una opción válida».

6"Teníamos una vida muy feliz"

«Teníamos una vida muy feliz, no discutíamos. Él me echa muchas veces en cara que yo era muy racional. Y fue la primera vez que no pensaba en nada. Iba vomitando las palabras sin pensar. No estaba controlando la situación», subrayaba.

7"Has sido lo más bonito que he podido vivir en mi vida"

Gonzalo no pudo evitar dedicarle palabras de cariño a su exnovia. «Espero que algún día encuentres a una persona que te ame como yo te amo. No existe una mujer tan 10 como tú. Has sido lo más bonito que he podido vivir en mi vida. Ha sido idílico y no me arrepiento de nada», explicaba. Incluso ha reconocido tener un perfil falso en Instagram para poder cotillear sus publicaciones: «Tengo mi Instagram falso y me meto a ver qué hace».

8Gonzalo: "Quiero vivir ahora para mí"

Finalmente, Susana dejaba claro que esta «bien» y que no se plantea una reconciliación. Gonzalo asumía su derrota con resignación. «Para mí esto es empezar de nuevo. Quiero vivir ahora para mí y darme la oportunidad de ser feliz. Después de eso la llamaré y le preguntaré cómo se encuentra», concluía.