La colaboradora se ha visto totalmente superado por la presión en medio de una guerra familiar.


La herencia de Paquirri continúa dando mucho que hablar en los platós de Mediaset. Kiko Rivera aseguró recientemente que el pasado 2 de agosto descubrió de manera casual en Cantora las pertenencias de su padre, esas que tantos titulares han cosechado en las últimas tres décadas. Irene Rosales, superada por la presión, ha tenido que abandonar el plató de ‘Viva la vida’ rota entre lágrimas, poco después de haber revelado el contenido de una significativa conversación con Isabel Pantoja.

Telecinco

La colaboradora ha reconocido que en una ocasión habló con su suegra sobre Paquirri. Irene le dijo entonces que Kiko no tenía nada de su padre y que echaba en falta tener algún objeto al que aferrarse. La respuesta de la artista fue la siguiente: «No tengo absolutamente nada, tengo el traje del día de la faena». Una respuesta que choca con las últimas revelaciones que han salido a la luz.

Todo esta guerra mediática está haciendo mella en la sevillana que se ha visto sobrepasada por la presión. Sabe que su situación no es fácil, está en medio de un conflicto familiar y, además, en ocasiones no sabe cómo actuar. Esta tarde de domingo se ha roto en lágrimas cuando algunos de sus compañeros de ‘Viva la vida’ le requerían información sobre un tema que continúa copando la actualidad de la crónica social.

Telecinco

Además, ha incidido en el sonado 2 de agosto cuando Kiko descubrió las pertenencias de su padre en Cantora. Irene subrayaba que él siempre ha pensado que no existía nada de Paquirri.  «Él cuando ve eso, se queda en blanco cuando ha escuchado toda la vida que esas cosas se robaron». Además, volvía a salir en defensa del DJ: «Kiko ha contado su verdad y lo que vio. Sabe lo que tiene que hacer a partir de ahora».

Kiko Rivera reacciona a las lágrimas de Irene

El hijo de Isabel Pantoja ha entrado en directo en el programa al ver a su mujer llorando. «Me parte el alma», afirmaba desde el exterior de su casa. Ha querido animarla mandando el siguiente mensaje: «Me siento super orgulloso de ti. Si algo me rompe el alma es verte llorar. Eres lo mejor que me ha pasado en la vida. No me gusta verte así. La postura que tienes es la correcta».

Telecinco

Aludía a la difícil situación que atraviesa Irene: «La presión que estás pasando no cualquiera la puede llevar. No quiero verte llorar. Saca la fuerza. No llores, por favor, te lo pido. Ya lo paso mal yo por ti, no quiero que lo pases mal. Nosotros vamos a tirar para adelante. Tenemos unas hijas maravillosas y no quiero verte llorar».

Irene Rosales, que finalmente ha regresado al plató, ha reconocido que en ocasiones se encuentra entre la espada y la pared: «Para mí es muchísima responsabilidad. Es mi marido y le voy a apoyar en todo. Tengo mucha presión por el tema en general. No deja de ser la abuela de mis hijas y la madre de mi marido».