El bailarín ha revelado que se puso en contacto con el presentador de ‘El Hormiguero 3.0’ para promocionar uno de sus espectáculos, pero la respuesta no fue la que esperaba.


Este viernes, Antonio Canales se ha sentado en el plató de ‘Sálvame’, donde acaba de ser fichado como colaborador. Allí, el bailarín repasaba su dilatada trayectoria profesional y personal antes de afrontar este nuevo reto que lo situará delante de las cámaras de televisión cada semana.

En su charla con los colaboradores -y en breve compañeros de trabajo-, el sevillano ha recordado sus difíciles inicios en el mundo de la danza tras una infancia muy pobre en la que vivía en «un corralón de vecinos» en Triana. «Dormía en el metro de Legazpi», contaba. «He pasado frío y hambre». También recordaba el día que lo perdió todo: «He llegado a no tener nada. Me ha tenido que ayudar mi madre muchas veces». Anécdotas que ha repasado en entrevistas anteriores y que forman parte de una vida marcada por altos y bajos.

«Nos ha dado con la puerta en las narices»

Encantado de trabajar en la tele, el que fuera elegido Premio Nacional de Danza de España en 1995 ha agradecido el apoyo y la oportunidad laboral que le ha ofrecido Telecinco. También ha lamentado que en otras cadenas no se le haya prestado atención. Hacía referencia directa a ‘El Hormiguero’, de Pablo Motos. Del presentador ha contado que lo llamó años atrás, en los inicios de su espacio en Antena 3. «Tengo dos Trancas y Barrancas en la habitación de mis hijos, fui dos veces«, desvelaba. Asimismo, ha lamentado que una vez se puso en contacto con el programa para que lo entrevistaran y promocionar así uno de sus espectáculos, pero la respuesta no fue la esperada. «Hemos intentado ir, pero nos ha dado con la puerta en las narices. Lo voy a hablar claramente para que lo sepa la gente… Ahora no seremos tan importantes cuando en su momento me llamó dos veces. Pues no somos tan importantes para él, así de claro», se quejaba.

«A Pablo Motos lo quiero mucho»

El bailarín reconoce que no ha entablado conversación directa con Pablo Motos, pero sí que estaría encantado de ir al programa si en un futuro se ponen en contacto con él, dejando claro que no se trata de nada personal con el presentador. «Seguramente él ni se ha enterado», comentaba Paz Padilla, rompiendo una lanza a favor del de Requena. «Creo que no se habrá enterado porque yo a él lo quiero mucho», puntualizaba el bailarín. Incluso confesaba que intuía que próximamente «me llamarán tendré otras Trancas y Barrancas».

Fue el pasado 22 de mayo cuando se confirmó la participación de Antonio Canales en ‘Sálvame’. Al finalizar su polígrafo en ‘Viernes deluxe’, Jorge Javier Vázquez anunciaba a la audiencia que próximamente comenzaría a formar parte de la plantilla de colaboradores del espacio vespertino de Telecinco. Una buena noticia que el andaluz recibió con gran alegría y con la que no dudó en imaginar cómo sería su sección en el programa: «Me gustaría tener una sección que trate sobre lo que yo controlo, la cultura, pero desde el punto de vista de la prensa del corazón», comentaba, muy ilusionado ante este nuevo puesto.

En aquel encuentro con Jorge Javier, el artista respondía a los motivos por los que negó haber tenido relación con Rocío Carrasco y Fidel Albiac. Durante su paso por ‘Supervivientes’, aseguró delante de Olga Moreno que no tenía ningún tipo de relación con la hija de Rocío Jurado y su marido. Ajeno a lo que estaba sucediendo en España a raíz de la emisión de ‘Rocío, contar la verdad para seguir viva’, el bailaor no dudó en desmentir que fuera amigo de la pareja. Sin embargo, al regresar a nuestro país confesó que había mentido para protegerlos.

«A Fidel Albiac y a Rocío Carrasco no les gusta que hablen de ellos»

Antonio Canales confirmaba que el marido de Rocío Carrasco se quedó en su casa mientras que la hija de Rocío Jurado permanecía ingresada a raíz de su accidente de tráfico. «Claro que es verdad que Fidel estuvo en mi casa. Es evidente que estuvo, pero yo estaba de gira y le vi cuatro o cinco veces», decía. Además, sobre la relación que este mantiene con la familia del empresario, el bailaor se ha mostrado contundente y ha asegurado que siempre tendrán un sitio especial en su casa. «La familia de Fidel entra en mi casa hasta que me muera. Los amo. Aunque a Fidel le haya visto cinco veces, no por eso le quiero menos. Es cierto que mi chófer fue a recogerle. Fidel es a uno de los primos a los que menos he visto. Esas mentiras mías se empiezan a sacar y se forma una madeja. Yo lo hice para protegerles», comentó.

«Sé que a Fidel y a Rocío no les gusta que hablen de ellos, por eso eché balones fuera. Yo lo que hice fue guardarles las espaldas por el cariño que les tengo. Son casi como mi familia. El tiro sale por la culata. Sin saberlo se hace una maraña de conjeturas», zanjaba.