No hay semana que ‘GH Vip 7’ no logre situarse en la cabeza de lo más visto en los días que se emiten sus galas. Algo que, de por sí, ya es todo un éxito, dado que la audiencia no se cansa de ver qué sucede entre los habitantes de la casa de Guadalix, pese a la omnipresencia de su contenido en la parrilla de Telecinco, más allá de las galas de los martes, los jueves y los domingos, además de los informes diarios, el canal 24 horas…

Ahora que el programa ha llegado a su ecuador, el balance no podría ser mejor, porque los datos de audiencia no solo les sitúa por encima del 30% de share, sino que esto se traduce en que ‘GH Vip 7’ es el más visto de la historia. La séptima edición de ‘Gran Hermano’ entre famosos es la más seguida por los espectadores, pero también la más vista desde el año 2003 respecto a las anónimas, año en el que se emitía ‘GH 2’. Ahora bien, antes no existía tanta oferta de canales en televisión o plataformas estilo Netflix, Amazon o HBO como competencia. Con ello, la cadena no duda en decir que ha sido el más visto de la historia de Telecinco.

En la mitad del programa, ‘GH Vip 7’ ha acumulado una media de 30,3 % de cuota de pantalla y todo hace pensar que seguirá subiendo en próximas entregas. Todo gracias al éxito del casting y al buen juego que están dando sus concursantes. Primero fue el enfrentamiento de todos contra Hugo Castejón, para después ser Kiko Jiménez el peor enemigo de la casa. De todos, menos de Estela Grande, mujer de Diego Matamoros, con la que tuvo un tonteo que iba más de la amistad. Y ahora es el incipiente affaire entre Adara y Gianmarco, que deja al marido de esta, Hugo, fuera de juego. Estas historias han enganchado a la audiencia.

Por el momento, tan solo la última edición de ‘Supervivientes’, con Isabel Pantoja como estrella indiscutible, le hace sombra a ‘GH Vip 7’. El reality de este verano consiguió una media en todas sus emisiones de 33,7% de share, tres puntos por encima de cuota de pantalla que ‘GH Vip 7’. Eso sí, este último no para de subir los geniales datos de audiencia, por lo que aún puede convertirse en el programa más visto del año, dejando el segundo puesto que ahora ocupa.