La gala fue de lo más sorprendente, porque lo último que esperaba es que el novio de Sofia Suescun saliera nominado, y el Cejas fuera líder. ¡Valiente mierda de amigo! Primero se queda inerte cuando Kiko pone a Mila en la palestra, de la cual decía que era como su madre, y ahora va el tío fraudulento, se convierte en líder y, para ser indultado por la “oveja reina”, le ofrece la cabeza de su amigo en bandeja.

Así que podemos afirmar que esta no es la semana de Kiko. Sale nominado, posiblemente sea expulsado, y además su relación con Sofía pende de un hilo. La verdad es que mi compañero de MYHYV me tiene muy desconcertada. A veces creo que se siente muy atraído por Estela, tanto como para hablar de su novia en pasado, y otras veces pienso que nos están tomando el pelo y que lo único que quieren es llenar sus cuentas bancarias a base de platós y portadas.
Cuando les observo buscándose con la mirada o abrazándose en la cama cada mañana creo que realmente se gustan. ¿Os habéis fijado en cómo se estrujan en albornoz cuando salen de la ducha? Es como si necesitaran saber qué hay bajo la tela y quisieran sentirse la piel sin ella. El hecho de que ambos tengan pareja hace que esta aventura resulte mucho más apetecible, ya que lo prohibido es más atractivo. Para mí es evidente que los dos sienten un deseo mutuo que, por mucho que duela a sus respectivos, no pueden obviar. Una prueba fehaciente de ello, es el ataque de celos que sufrió Estela cuando vio a Kiko bromeando con Adara en el sofá.

Lo que me fastidia de esta historia aparentemente tan bonita, es que quieran monetizar absolutamente cada comportamiento en televisión: Esto es un reality, me saca de quicio que estén pensando en cómo lucrarse con las tramas que puedan ocurrir dentro de la casa. Vale que saben mucho de televisión, y de cuánto vale cada portada, pero eso nada tiene que ver con Gran Hermano.

No sé si esos argumentos son excusas hacia sus parejas para justificar el flirteo que se traen entre manos, o si realmente somos idiotas víctimas de dos manipuladores. Me cuesta creer que esas miradas sean fingidas, aunque si así fuera, no me extraña que le calienten las pelotas con tanta estrategia sentimental y económica, propia del mejor guionista de telenovelas.
A mí también se me calentaron las mías cuando vi el enfrentamiento de Alba con Adara. La ex de Fonsi Nieto intentó atacar a Adara afirmando que no es conocida ni en su casa, como si el mayor deseo de esta fuera ocupar portadas. Cuando Alba suelta “yo estoy trabajando en la tele y ella no”, hay que recordarle que Adara estaba ocupada siendo feliz con su familia, mientras la “Macarrillo” no estaba en televisión por ser modelo o colaboradora, si no por ser personaje y hablar de sus relaciones sentimentales con hombres conocidos. Es como si Chabelita presumiera de su sillón en el programa de Ana Rosa por su gran labor comunicadora y su inestimable carisma.

Por si esto fuera poco, la ex feliciana; perdón, super modelo le espetó a la Gran Hermana que los tíos con los que ha estado no se fijarían en ella ni pidiendo, porque es una “chonaca”. No creo que Adara tenga el más mínimo interés en ninguno de sus ex, pero ese comentario define la clase de persona que es Alba.

También dice mucho de ella el comportamiento que tiene con su amiga Irene, que por falta de autoestima necesita la aprobación ajena para sentirse integrada, situación que Alba aprovecha. Parece ser que Alba no entiende que Irene es una concursante independiente que no tiene por qué hacerse responsable de las mochilas ajenas. Y yo por otro lado no comprendo cómo le exige lealtad y fidelidad por una parte, y por otra se extraña de la “adoración” que Junquera siente por ella. Vamos, que el día en que se repartió la coherencia, la Carrillo estaba cazando moscas.

Durante el Límite 48h no sólo me emocioné con la curva de la vida de Kiko, si no también con el reencuentro entre Joao y Pol, ex de Adara. Jamás pensé que el Maestro, alguien que me saca carcajadas cada vez que habla, me causaría tanta ternura, pero vi sinceridad, respeto y cariño en la mirada de ambos, que es más de lo que puedo decir de muchos de los concursantes con pareja.

Como tengo mal perder, me niego a lanzarle un dardo a alguno de los nominados, así que necesito ver cómo continúa la historia entre Kiko y Estela, y quiero ver más risas de Joao y más momentos entrañables suyos con Pol.

Dicho esto, esta semana mi dardo va para el Cejas, por no haber sacado a su amigo de la nominación y no haber metido en la lista a un helecho seco como Noemí.