‘GH VIP 7’: Las confesiones sexuales entre Adara y Alba Carrillo

Ambas concursantes de 'GH VIP 7' protagonizaron una divertida charla en la que la modelo le aconsejaba liarse con Gianmarco para "que te den la vuelta al mundo en 80 días".

Adara Molinero y Alba Carrillo han mantenido una conversación de alto contenido sexual en la casa de ‘GH VIP 7’. Ambas finalistas han protagonizado una charla sobre sexo en la que la modelo ha ejercido de consejera amorosa. Así fueron sus confidencias: divertidas y subiditas de tono.

«Si quieres un buen meneo, Onestini es tu hombre»

En un encuentro en el confesionario, Adara y Alba hablaban sobre la fuerte atracción que siente la exazafata por el italiano. «Gianmarco es todo lo opuesto a Hugo, es muy sexual. Te puede dar matarile-lire-rón. Gianmarco es un caballo desbocado, es un joven ardiente», le decía la madrileña, ante las risas de su compañera.

«Hay que ser pasional. A nosotras no nos pegaría ser otra cosa. Follas como vives… ¡Me ha quedado muy bien! Es el eslogan de mi campaña. Lo que está claro es que si quieres un buen meneo: Onestini es tu hombre. Te tiene que dar lo tuyo y lo de tu prima la del Norte», aseguraba Alba, divertidísima y como pez en el agua en su papel de consejera sexual.

«Esto es muy erótico», se reía Adara. «¿Crees que estamos tan calientes que desprendemos calor?», bromeaba.

Alba, a Adara: «Llevas mucho tiempo sin mirar a Cuenca»

Alba, muy centrada en su discurso, seguía adelante con su mensaje como asesora del amor. «Es importante para tu autoestima como mujer que te cojan y te den la vuelta a mundo en 80 días como Willy Fogg, que es muy importante. Mi instinto de sabueso me dice que llevas mucho tiempo sin mirar a Cuenca».

«¿Crees que Gianmarco por tener esa necesidad va a tener algo con una chica fuera?». Alba tenía claro la respuesta: «No. Él está esperando con muda limpia para el día que tú salgas. Se cambia de calzoncillo mañana, tarde y noche por si llegas».

La charla terminó subiendo la temperatura corporal de ambas jóvenes. «¡Madre mía! Estoy más caliente que en toda mi vida. ¡Necesito una ducha fresquita!», aseguraba Adara.