Hay que reconocer que tiene muchísimo mérito entrar tirándose los trastos a la cabeza en la gala cero por la relación de ambos con Pol, y terminar entendiéndose hasta formar el dúo más cómico y cómplice de GH VIP siete.

Gianmarco ya avisó de que su deseo era besar a Adara si finalmente era la expulsada, pero aunque sufriera viendo peligrar a mi ganadora, suspiré al saber vuestro resultado final.

Pol Badia, Alberto Armenteros y el Maestro Joao nos deleitaron con una escena de “Lo que el viento se llevó” cargada de confusiones, sorpresas e incluso humor. Este trío sigue generando cada día más y más dudas al público, pero honestamente, ojalá terminen los tres juntos y haciendo lo que les salga de la peineta.

Qué rabia me da que personajes como Antonio David sigan ahí dentro generando sólo eso, rabia por no exponerse a la nominación, y en cambio un concursante como Joao que nos ha dado grandísimos momentos esta edición tenga que irse. El ex de Rocío Carrasco se ha mantenido en un segundo plano, aportando nada, para aguantar en la casa el máximo tiempo posible mientras cobra el caché semanal.
Estoy segura de que Noemí se arrepentiría por salvarle en la gala anterior, ya que el agradecimiento de David fue un tanto peculiar, nominándola y poniéndola en la palestra. Los dos puntos a la Gipsy Queen han generado un debate en la casa, en el que Alba tacha a su enemigo de estratega, mentiroso, nada claro y de pasar por el concurso de puntillas sin mancharse en absoluto.

El ex guardia civil dijo que el frío le congeló en cerebro, pero creo que supo hacer muy bien sus cuentas para no tener que enfrentarse sólo a Mila, Hugo y Adara sino también al mueble más exorcista de la edición. Supongo que su estrategia tiene sentido, aunque dudo que le sirva de algo.

Tiene razón Alba describiéndolo como “bienqueda” y concursante agazapado, pero las estrategias son lícitas en el concurso; otra cosa es que nos fastidie y nos sintamos engañados y estafados, pero este señor entró con un objetivo y fuera de eso nada le importa.
Por otro lado, tenemos a un Hugo eufórico por el apoyo del público la semana pasada, supongo que tanta celebración es indigesta para Mila, una señora que el día en que sonría sufrirá un tirón de algún músculo facial, será feliz aunque sea a la fuerza, estoy segura.

Si económicamente no lo necesita, psicológicamente está débil (tal y como dijo ella), y le molesta cualquier muestra de alegría a su alrededor, que alguien me explique qué hace este limón amargo en el concurso. Y de paso me explicáis también por qué la salvasteis el martes, por cierto. Espero que sea porque reserváis el voto para echar a Antoniodá.

Estela ganó la inmunidad y nominó directamente a Hugo, ¡oh, qué sorpresa tan inesperada! A veces echo de menos un gesto como el que tuvo Kiko Jiménez, nominando lo imprevisible para dejarnos a todos descolocados. Algunos movimientos son tan predecibles que me aburren, honestamente.

Creo que Hugo tiene razón en decir que Adara lleva tiempo alejada de él, cuando ella se posicionó con Joao prefiriendo que fuera el ex de Marta Sánchez el expulsado, algo se rompió entre ellos.

Cuando te vas de la casa las tramas siguen su curso, y si alguien vuelve repescado pretende encontrar todo como cuando salió, pero los que permanecen sobreviven aliándose a concursantes con los que han podido tener conflictos anteriormente, y si encima Adara en ese tiempo se ha enamorado de Gianmarco, el resultado es que Hugo pasa a un tercer plano. Aun así, es Adara quien se acerca en la fiesta para solucionar el conflicto con su amigo.
Si alguien tenía alguna duda de que Adara no sabía que la estaban grabando en sus declaraciones sobre Gianmarco, queda claro que no cuando critica a Hugo. Es cierto que sus adjetivos para el que hasta ahora era su amigo son muy heavies, pero que levante la mano quién no ha puesto verde en un momento de calentón a su best friend, ¡si lo hacemos hasta con nuestra propia familia! Criticar está muy infravalorado, deberíamos hacerlo todas, incluso con nosotras mismas.

Sacar a pasear el bicho que tenemos dentro es tan necesario como ir al baño cada mañana antes de ir a trabajar.

Además, la nueva opinión de Adara respecto a Hugo es totalmente comprensible, ya que él ha vuelto a repetir los errores del principio. Nos gusta que cree conflictos con sus compañeros, pero no que queme a toda la casa dejándola en cenizas, e incluso que también queme nuestra paciencia.

Una retirada a tiempo es una victoria, ojalá supiera ver cuándo debe retirarse y dejar a sus enemigos tocados, pero nunca hundidos. Porque cuando les hunde les convierte en víctimas, y automáticamente él se convierte en verdugo. Anoche Adara volvía a posicionarse junto a sus antiguos enemigos, al afirmar que Castejón es quien inicia el 70% de los conflictos en la casa, y que está cansada de tanta discusión.

En el 24H vemos que es cierto, Hugo se pasa el día observando lo que hace el resto de la casa, riéndose y provocando incomodidad en sus compañeros, a veces incluso con comentarios molestos.

Eso visto desde la comodidad de nuestro hogar puede parecer una tontería, pero no olvidemos que él tuvo un mes de descanso cuando fue expulsado por la audiencia; no así el resto de concursantes, que llevan más de dos meses de encierro y están ya abrasados perdidos.

El martes la audiencia salvó de la expulsión a Mila y Adara, con lo que los nominados definitivos son Antonio David, Hugo y Noemí.

Entiendo que el juego que nos está ofreciendo “Maribrilli” en sus enfados llenos de maldiciones y demonios, nos esté divirtiendo muchísimo pero quizás llegue un tanto tarde. Hagamos una cosa esta noche, echemos a Antonio David, que bastante hemos esperado para tenerle a tiro.

Antonio David, ya te han sacado de tu escondite, espero que esta noche la audiencia te saque de la casa, mi dardo esta semana es para ti.