La artista ha vuelto a sentarse en 'Sábado deluxe' para explicar cómo se siente antes de cumplir 70 años.


María Jiménez ha vuelto a sentarse en ‘Sábado deluxe’ para explicar cómo se siente antes de cumplir 70 años. La cantante, que reconoce que resucitó como un ave fénix, ha vuelto a dar las gracias por el cariño que recibió cuando estaba ingresada. Asimismo, el programa de Telecinco le tenía preparada una sorpresa que ha dejado a la artista con la boca abierta.

Eugenia Martínez de Irujo, que se encontraba en Lisboa para asistir al concierto de Madonna, ha entrado por teléfono en ‘Sábado deluxe’ para dedicarle unas cariñosas palabras a su querida María Jiménez. «La quiero muchísimo. Para mí ha habido voces increíbles en España pero, para mí, María es la más grande. Contigo he sentido, cuando oía cualquier tema tuyo he vibrado. No hay nada comparable. Lo mejor de ti es lo auténtica que eres», comentaba la hija de la duquesa de Alba.

Ante esto, una emocionada María Jiménez explicaba que Eugenia significaba mucho para ella y que la amaba. Antes de acabar la llamada, Jorge Javier Vázquez ha aprovechado la ocasión para invitar al programa a Eugenia y de paso someterse a un polígrafo. «¡Sí! ¿No te jode? ¿Un polígrafo? Yo lo que quiero es una fiestecita en el campo», exclamaba entre risas. Tras esto, ha asegurado que estaba enganchada a la historia de amor entre Adara Molinero y Gianmarco Onestini: «Quiero que se líen a saco».