A sus 52 años, Susanna Griso está estupenda. Pero su estupendo aspecto no es fruto de la casualidad. A la presentadora de ‘Espejo Público’ le gusta cuidarse y por eso es muy cuidadosa tanto con su alimentación con sus cuidados. Este lunes ha visitado un conocido gabinete de medicina estética para someterse a uno de sus tratamientos habituales.

La catalana, fiel a los servicios que ofrece Maribel Yébenes, ha sido fotografiada al salir del centro de la conocida profesional de la belleza en Madrid. Vestida con ropa informal, para su cita con su centro de referencia, la periodista ha elegido unos pantalones extralargos y anchos de rayas blancas y negras, camiseta blanca y unas deportivas Converse en el mismo color.

La conductora del magacín de Antena 3 no oculta que es aficionada a los tratamientos de Yébenes y que le «encanta» ir a su centro. Y aunque se somete de forma periódica a faciales y corporales, según ella no se atreve con las inyecciones. «Los retoques me dan miedo. Ves tanto tan mal hecho», ha confesado a SEMANA. Cree que los profesionales «de la tele o el cine jugamos con nuestra expresividad» y por eso teme que sus expresiones cambien por un pinchazo. «No digo que mañana no me vaya a hacer cosas, no soy beligerante con la estética, pero no… Y los labios tampoco. Cuando estaba embarazada decían que sí, que me había operado, pero luego todo volvía a su ser. Tengo los labios así», ha aclarado.

GTRES

Las fotos de Susanna Griso tras su jornada de belleza se producen apenas unos días después de sus instantáneas junto a Joaquín Güell, un financiero que vive en Londres y que en el año 2018 se separó de Cayetana Álvarez de Toledo, diputada del PP, con la que tiene dos hijas en común. Además, es primo de la diseñadora Ágatha Ruiz de la Prada.

Joaquín Güell, amigo de Susanna Griso, trabaja como director de Investindustrial,

Griso ha confesado que tras separarse de su compañero sentimental está «bien» y viviendo   «una etapa dulce, con plan A, B, C y D». No oculta que se siente a gusto: 2Ahora mismo estoy instalada en la pura improvisación porque no sabes nunca sabes lo que va a pasar y no puedes hacer planes de nada». Sin embargo, no ha querido pronunciarse sobre su nuevo amigo, que trabaja en un sector completamente ajeno al suyo.

Licenciado en Ciencias Políticas en París y Económicas en Harvard, Güell trabaja como director de Investindustrial, un fondo de capital riesgo con sede en la capital de Reino Unido, donde tiene fijada su residencia. Su puesto no le impide viajar con frecuencia a Barcelona o Madrid. En la capital española se dejaba ver hace unos días con loa catalana, ambos en actitud cómplice. Si esta relación de amistad sigue adelante, las imágenes de los dos juntos podría repetirse pronto…