Un día después de romperse en directo, agobiada por la presión, la presentadora ha enviado un audio a su compañero. En él habla de la «fractura tan enorme» entre los colaboradores de ‘Sálvame’.


Un día después de que se rompiera en directo en ‘Sálvame‘, superada por la presión que ha vivido en los últimos meses, Carlota Corredera ha enviado un doble mensaje sobre el delicado momento que afronta. Por un lado se ha dirigido a la audiencia. Por otro, a Jorge Javier Vázquez, quien intervenía el pasado martes en el programa para enviarle un mensaje de apoyo.

«Me he sentido comprendida por ti

Emocionada, la de Vigo ha enviado un audio en directo al presentador para darle respuesta tras sus palabras. «Estamos en directo», aclaraba. «Déjame que te diga que estoy muy agradecida… Me he emocionado. Necesitaba el calor que me ha llegado a través de tus respuestas. Me he sentido comprendida por ti. Y ha sido súper importante. Te lo agradezco de verdad. Muchísimo, no te puedes imaginar cuánto», señalaba.

«Dices que a lo mejor a  Kiko Matamoros lo que le pasa es que se siente solo, que ya no está Mila», añadía. «Te quiero decir que a lo mejor Kiko no es el único que se ha podido sentir solo en el programa. Respecto a la cumbre de paz… Jorge Javier Vázquez Morales: cuenta conmigo para todo lo que necesites dentro y fuera de la tele».

Telecinco

Sobre un posible encuentro ante las cámaras ha dejado claro que está abierta al diálogo. «Llevo semanas sin coincidir con él. Tengo una conversación pendiente con Kiko Matamoros. Estoy profundamente dolida con Kiko Matamoros a nivel personal y a nivel profesional. Es tan profunda mi decepción y mi dolor que yo nunca tendría una conversación con Kiko sobre mis sentimientos y sobre lo que me han producido sus palabras delante de las cámaras. Por este programa estoy dispuesta absolutamente a todo. A hablar, a escuchar, a reconocer a enmendar porque quiero que el programa continúe muchísimo tiempo. Porque este programa es mi vida», apuntaba.

Por último, concluía: «Le he dado muchas vueltas y creo que si nos vemos las caras en plató sin tener una conversación previa, él no tiene nada que perder y yo tengo mucho que perder. Sigue disfrutando de Grecia. Te quedan muy bien las canas. Te quiero. Adiós».

Telecinco

Antes de enviar su mensaje grabado a Jorge Javier, Carlota Corredera se había dirigido a la audiencia del programa para aclarar ciertos puntos. «Quiero dar las gracias a todos los compañeros de profesión que os habéis puesto en contacto conmigo para apoyarme. Para decirme que esto pasará y que todos hemos tenido etapas mejores y etapas peores», arrancaba diciendo. «Me emociona muchísimo sentirme comprendida porque en los últimos meses ha habido momentos en los que me he sentido muy incomprendida».

«Estoy lidiando con eso como puedo», admite Carlota Corredera

«Cuando yo me emociono y lloro… no es que no me importe. He llorado muchas veces en el programa y para mí es algo muy natural. Lo único que me molesta y me joroba es que ayer mostré mi mi vulnerabilidad y mi fragilidad porque soy frágil, soy vulnerable y desde luego lo que no soy es infalible», añadía. «Pero no me gustaría que la lectura que se haga de esas lágrimas o ese bajón tras el verano más duro de toda mi vida en ‘Sálvame’… Y llevo desde el principio, desde el año 2019. Es una realidad que tengo un desgaste personal y profesional que tiene un origen y estoy lidiando con eso como puedo».

«Quiero decir que esa muestra de fragilidad, de abrirme a la audiencia que provocó Jorge… Llevaba mucho tiempo sin escucharle. Sin saber lo que iba a decir Jorge, me sentí muy entendida por él», destacaba. «Me emocionó porque es verdad que estamos viviendo tiempos duros. Cuando hablo de tiempos duros no hablo ni de audiencias ni de contenidos. Hablo de sentimientos. Hablo de lo que supone venir aquí cada tarde con la fractura tan enorme y la polarización que existe entre nosotros con el tema de Rocío Carrasco», decía.

«Me da rabia llorar cuando soy una privilegiada»

«Quiero que quede de antemano muy claro que esa fragilidad y ese bajón significa en absoluto que yo vaya a ceder ni un centímetro en mi compromiso con las mujeres, con el feminismo, con la igualdad y con las víctimas de la violencia género. Lo único que me avergüenza de haber llorado es que toda la presión que puedo tener, sentir, los ataques en las redes, esos titulares que tienes que desayunar, comer y cenar no es nada con lo que significa ser una mujer maltratada en este país. Me da rabia llorar cuando yo soy una absoluta privilegiada. Trabajando, en mi vida personal y en general. Soy una persona privilegiada», zanzaja.