«No hay nada pactado, todo es real. He estado yo y me comprometo», ha afirmado la presentadora sobre el reality.


Hace una semana, Sandra Barneda aterrizó de nuevo en Madrid después de grabar la segunda edición de ‘La isla de las tentaciones’. Ante el inminente estreno del reality, la presentadora ha contado cómo ha sido esta experiencia que ha calificado como «brutal» y que ha vivido de forma intensa reconociendo que lo había pasado «mal». 

«Llevo una semana aquí y el jet lag todavía me dura. Es una experiencia fuerte», comenzaba explicando la pareja de Nagore Robles en el programa ‘Viva la vida’. Respecto a aquellos telespectadores que dudan de la veracidad de lo que ven en antena, ha sido rotunda: «No hay nada pactado, todo es real. He estado yo y me comprometo». 

«Televisivamente es brutal», vaticinaba sobre la segunda edición. Ha añadido que lo había pasado mal porque no podía interactuar con los diversos participantes. En esta nueva entrega, ha visto cómo todas las parejas llegaban con mucha seguridad, pero «en menos de 24 horas todos estaban temblando». 

Sandra ha confesado que ya le habían advertido: «Todos me dijeron: Esto es muy duro». Algo que ha podido comprobar en carne propia. «Todos dicen que es un crecimiento, pero es un sufrimiento porque ves a tu pareja de una manera que no la has visto antes. Es una locura». Uno de sus retos profesionales más difíciles: «No lo he pasado tan mal…».

Sin embargo, también ha sido enriquecedor a nivel personal. Una de las cosas esenciales que destaca es que «en el amor todos somos frágiles. No lo controlas». Ha explicado que a pesar de que en ocasiones se intente fingir otra imagen, es casi imposible: «He aprendido que no hay coraza».

Muchas novedades

Esta nueva edición presenta algunas modificaciones, pero no ha querido entrar en detalles. «Hay una cosa que es muy fuerte, super heavy», contaba entusiasmada. «No lo puedo decir. Sucede en las hogueras. Un cambio absoluto». Ha explicado que han incluido la figura del «soltero sorpresa».

«A pesar de que muchos llegan a la isla intentado no sufrir, luego se les desmonta», ha dicho. Si los telespectadores creen que los participantes de esta edición llegan con ventaja por haber visto el anterior reality, Sandra ha negado que así sea.

Sandra promete momentos memorables como el que nos dejó Christofer tras presenciar la infidelidad de su pareja, Estefanía Carbajo, y su grito que se hizo viral en todo el país: «Estefaníaaaaaaaaaaa». Ha calentado motores, señalando que en esta edición también ocurre «algo super bestia». Ha calificado ese momento como «brutal» y «super fuerte», incluso llega a superar al de Estefanía. 

Los diversos miembros del equipo estaban completamente enganchados a la trama del reality mientras se encontraban grabando. Durante los desayunos el tema que imperaba era saber qué había pasado entre los participantes y aprovechaban para comentar los últimos episodios. Entre las parejas, algunos participantes le dijeron a Sandra: «Tú eres proamor». Eso sí, reconoce que ha pecado de inocente y se ha llevado un auténtico chasco: «Aposté por una y me di un tortazo tremendo».