La colaboradora ha estallado ante una broma de sus compañeros y casi abandona el plató de ‘Sálvame’.


A Anabel Pantoja, las bromas de sus compañeros de ‘Sálvame’ no suelen hacerle demasiada gracia. Menos aún la que le han gastado este lunes. La sevillana comentaba las últimas novedades en la vida de Julia Janeiro, hija de Jesulín de Ubrique y María José Campanario, quien ha saltado de manera inmediata a la fama tras haber cumplido 18 años el pasado domingo. Al hablar sobre la joven ha empezado a sonar la canción de Calimero. En el plató casi se podía escuchar más la melodía de esta conocida serie de dibujos animados que su propia voz… y esto la ha hecho perder los nervios.

Y es que, después de más de un mes alejada del programa, la sobrina de Isabel Pantoja se ha tomado muy en serio su regreso. Había decidido marcharse para tomarse un tiempo de reflexión y decidir si quería continuar con su trabajo. Ahora que ha vuelto lo ha hecho decidida a cumplir con su papel como colaboradora. «Julia ha decidido celebrar su cumpleaños se ha puesto monísima y estaba ideal», decía, defendiendo a la hija del torero.

Anabel se queja de que no la dejan hablar

Pero las risas de sus compañeros no ha ayudado demasiado. Entonces, Anabel ha perdido los papeles y se ha quejado de las mofas, «porque a ellos sí les dejáis hablar». Acto seguido, se ha levantado de su sillón con la intención de abandonar el plató.

Telecinco

Por suerte, su amago de abandono le ha durado apenas unos minutos. Porque rápidamente sus compañeros la han convencido para que no se fuera del programa. No es la primera vez que Anabel Pantoja pierde los nervios en directo. En los últimos meses la hemos visto estallar por la guerra entre Kiko Rivera y su madre o tras recibir las críticas de sus compañeros, entre otros motivos.

Ahora, dice, lo que más le preocupa es el concurso de su novio, Omar Sánchez, en ‘Supervivientes 2021’. En los últimos días, el joven se ha sentido muy débil, con mareos y ganas de vomitar, lo que ha hecho estallar las alarmas. Su estado de salud no es bueno y la cadena ha anunciado que está muy pendiente de su evolución por si precisara la atención de un médico. El canario, de 29 años, es uno de los favoritos de esta edición. Los espectadores del ‘reality’ le atribuyen sobradas capacidades físicas y mentales para superar las pruebas del programa, que tiene lugar en las playas de los Cayos Cochinos. Un entorno que le es muy familiar, ya que como instructor de surf trabaja a diario con factores que para otros son novedad, como el calor, las olas, los insectos o los animales marinos.