Bertín Osborne se queda sin trabajo en Telecinco: se cancela ‘Mi casa es la tuya’

Bertín Osborne se ha quedado sin programa en Telecinco, tras la cancelación de 'Mi casa es la tuya'. En su lugar, Carlos Sobera le tomará el testigo en el prime time de los viernes con 'Volverte a ver'

Bertín Osborne cierra las puertas de su casa a sus invitados más famosos. El presentador se ha quedado sin su programa, ‘Mi casa es la tuya’, después de que la cadena de Mediaset decidiese cancelarlo, al igual que ha hecho con el informativo de Cuatro. El espacio de entrevistas que dio el salto de la televisión pública a Telecinco desaparecerá de la parrilla de forma inmediata, dado que este viernes ya no se emitirá un nuevo capítulo.

Leer más: la confesión más íntima de Carlos Sobera a Bertín Osborne

Carlos Sobera le ‘quita’ la noche de los viernes

En su lugar, Telecinco se ha reservado un as en la manga con el regreso a antena de Carlos Sobera y su ‘Volverte a ver’, un programa cargado de emoción que promete poner los sentimientos a flor de piel de los espectadores. Un espacio en el que los testimonios más duros son contados en primera persona y las sorpresas son la tónica habitual.

Telecinco se ha pasado varios días anunciando con alegría la llegada del programa de Carlos Sobera a la noche de los viernes, sin entrar a valorar que en ese lugar el protagonista era Bertín Osborne. No ha sido hasta ahora cuando se ha conocido que ‘Mi casa es la tuya’, por el momento, no tendrá nuevos capítulos.

Todo hace pensar en que se tratará más de un respiro, que de una cancelación. La audiencia de ‘Mi casa es la tuya’ se estaba resistiendo a subir los datos y ya no era tanto una cuestión de los personajes que se sentaban a charlar con Bertín Osborne, sino del agotamiento del formato en sí. Por ello, la estrategia que se presupone es que en próximas temporadas regrese a la parrilla.

Curiosamente, Carlos Sobera fue el último invitado en sentarse con Bertín Osborne en ‘Mi casa es la tuya’, lo que ahora se entiende como un traspaso de poderes, una forma elegante de pasarle el testigo a su sucesor, que hereda el prime time de los viernes.