«Yo he tomado medicación desde el año 2014 por depresión», ha afirmado.


El paso por ‘Supervivientes 2020’ de Ana María Aldón ha sido un auténtico reto para una mujer hasta entonces desconocida para muchos, a pesar de ser la mujer de José Ortega Cano. La diseñadora se ha sincerado por completo y ha reconocido que «tenía pánico» cuando comenzó su relación con el diestro por su exposición mediática. Su posición fue guardar silencio por miedo al que dirán: «Yo he tomado medicación desde el año 2014 por depresión. No había quién os aguantarán».

Ha reconocido en ‘Sábado Deluxe’ que se le unieron un compendio de asuntos que le hicieron mucho daño y le provocaron una fuerte depresión que ha perdurado en el tiempo. Aunque no fue determinante la entrada en prisión del diestro, también influyó. «Antes no conocía nada de esta vida», señalaba. Después de su paso por el reality, ha salido renovada: «Ese asunto se quedó en Cayo Paloma. No tomo nada desde que vine de allí. Estoy fenomenal. Con eso me quedo».

Se ha mostrado satisfecha por haberse dado a conocer porque muchas de las informaciones que se habían vertido sobre ella no habían sido correctas: «Hacéis mucho daño», ha explicado. Respecto a aquellos que han señalado que muchos vieron con recelo su entrada en la familia del torero, ha confirmado que mantiene una buena relación con ellos: «La familia de mi marido siempre me ha tratado bien». Asimismo, se ha mostrado tajante sobre su cuñada: «No siento que tenga nada que perdonar a mi cuñada Conchi por lo que dijo sobre mí». 

Ha calificado como «muy duros» los dos años en los que vivió en Zaragoza para estar cerca de Ortega Cano cuando permanecía en la prisión de Zuera. Un tiempo complicado en el que le embargó una profunda «tristeza», además ha señalado que no dudó en ningún momento en hacer las maletas y dejar su vida para convertirse en su mejor apoyo.

Su profundo dolor

Una de las asuntos que más daño le han hecho desde que su relación salió a la luz pública ha sido cuando se cuestionó que su hijo pequeño, José María, fuera verdaderamente del diestro: «Me hizo tanto daño que os pediría, por favor, que se dejara ese tema. Me hundió», ha recalcado. Un tema por el que, incluso, pensó en quitarse de en medio.

Ha negado que su hija, Gema, haya tenido una relación con José Fernando Ortega que hubiera provocado una posible salida de esta de la casa familiar. «Cuando hay alguien en casa que tiene un problema hay que intentar protegerle y que se solucione», ha señalado evitando entrar en detalles sobre el joven.