Mario Vaquerizo habla sobre su estado de salud en ‘El Hormiguero’: «Me quedé paralizado»

Mario Vaquerizo visitó 'El Hormiguero' para presentar su nuevo libro, ‘Cuentos para Niños Rockeros’, que salió a principios del mes de abril y que está siendo todo un éxito de ventas. El marido de Alaska se encuentra muy recuperado de su enfermedad, de la que habló con Pablo Motos en el programa: "Estoy mejor".

Mario Vaquerizo visitó ‘El Hormiguero’ para presentar su nuevo libro, ‘Cuentos para niños rockeros’, que salió a la venta a principios de abril y que está siendo un éxito de ventas. El marido de Alaska se encuentra muy recuperado de su enfermedad, de la que habló con Pablo Motos en el programa: «Estoy mejor».

5«Duele un montón»

El cantante de las Nancys Rubias Rubias’ sufre una enfermedad degenerativa que podría derivar en un mal crónico. «Es una especie de degeneración que acaba en artrosis crónica. Duele un montón. Desde el 28 de diciembre estoy así».

4«No podía mover el cuello»

“Estoy mejor. Me quedé paralizado. No podía mover el cuello. No tenía ganas de nada, ni de ‘folli folli’ tampoco», reveló el cantante. Afortunadamente, «ya estoy al 95 por ciento». Para demostrarlo, movió los brazos delante de las cámaras.

3Le cambió el carácter

Con su habitual sentido del humor, Mario contó hasta qué punto le afectó su enfermedad. «Soy un mariquita inquieto… Cuando te ves imposibilitado, te va minando el carácter», confesó.

2«Hay que creer en uno mismo»

En su libro, Mario habla de líderes que él considera rockeros. «El rock no es solo ponerte una chupa de cuero. Es una actitud ante la vida. Tú (Pablo) eres un rockero porque has perseguido un sueño y has hecho de tu afición un medio de vida», dijo. «Lola Flores no cantaba rock, pero su actitud era rockera. En la vida hay que ser honesto, ser fiel a uno mismo y creer en uno mismo»

1Sufrió bullying en el colegio… pero no quiere llamarlo así

El marido de Alaska no quiso denominarlo ‘bullying’, pero admitió que sufrió acoso escolar. «Me tiraban piedras unos gilipollas, me llamaban maricón». Para él, su manera de afrontar las dificultades se ha basado en una única fórmula: «Hacer lo que me ha dado la gana. No tienes que seguir los parámetros que te impone la sociedad». Y explicó que «no eres nadie si no tienes un maricón dentro de tu vida».