lunes. 26 julio 2021

Sample Category Title

Bacalao con tomate

0

Sopa de ajo

0

Cheesecake de mango

0

Lasaña (videoreceta)

0
Hoy vamos a preparar una receta tradicional muy ligada al mundo marinero y que, para muchos, es sinónimo de fiesta. Se trata de la zarzuela de pescado y marisco, una elaboración muy presente en las costas españolas y que es deliciosa.Hay quien da por sentado que el suquet y la zarzuela son el mismo plato y, aunque con ciertas similitudes (y mucha relación) tenemos que decir que no es exactamente así. Es cierto que ambos tienen una mezcla de pescado en la base y la compañía de los vegetales.También que son relativamente sencillos de preparar, pero la principal diferencia está en que el suquet queda como un caldo, una crema de pescado y la zarzuela más como un guiso que va acompañado de patata, algo que el suquet no lleva.Con estos ingredientes no sorprende que sea un plato sano y completo capaz de darnos energía y hacernos disfrutar a la vez de un sabor intenso que siempre nos trae recuerdos de la orilla del mar.
Si quieres darte un capricho muy sabroso y muy sencillo de hacer, este es el plato perfecto.Si no eres muy fan de la batata y de su sabor un poco más dulce, podemos utilizar también la patata como ingrediente principal para elaborar esta receta.A la hora de preparar el beicon y el queso, dependerá del gusto de cada uno. Recomendamos freír muy bien el beicon para que quede crujiente. A la hora de freírlo, no poner en la base de la sartén aceite, pues el beicon ya tiene mucha grasa.En cuanto el queso, podemos utilizar el que tengamos, ya sea queso cheddar, queso amarillo o como en nuestro caso, queso raclette, un queso suizo más ligero que la fondue.Esta receta no tiene ningún misterio, y es que en tan solo 30 minutos podrás disfrutar de esta maravilloso aperitivo.
La feijoada o frijolada en España, es, sin duda, el plato nacional brasileño.Este plato esta compuesto por un guiso de frijoles o alubias negras y verduras con carne de cerdo y embutidos.Como curiosidad, este plato suele comerse los miércoles y los sábados. Solía ser el menú de la población de este país ya que es muy sabroso y sobre todo barato. Es consumido por casi todas las clases sociales.Tanto los miércoles como los sábados, las familias se reúnen para hacer una feijoada. Además, esos días también lo ofrecen como menú muchos restaurantes.Este plato lo adaptaremos a los ingredientes que tenemos aquí ya que es más fácil conseguirlo en cualquier supermercado de nuestras ciudades.Como acompañamiento, le viene muy bien a este plato el arroz blanco y la naranja. Es perfecto comerlo como plato único, ya que es bastante contundente.
Seguramente este sea el postre más consumido por su rapidez y sencillez a la hora de prepararlo.Partimos de la base que podemos utilizar las frutas que más nos convengan o nos gusten más.Lo más complicado que nos puede parecer a la hora de hacer esta receta es el caramelo. Aunque tampoco tiene mucho misterio si sigues los pasos que te dejamos a continuación.Si lo prefieres, también podemos sustituir la leche de coco por la leche normal para hacer la salsa.El último paso que recomendamos es pelar y lavar muy bien la fruta, en este caso, las fresas.Ahora te toca a ti. Pon en práctica esta receta y degústala en tan solo 30 minutos.
Los arroces son de los platos posiblemente más socorridos que nos pueden sacar de un apuro cualquier día.Hay multitud de variedades de platos donde el arroz es sin lugar a dudas, el mayor protagonista, y es que en tan solo 20 minutos lo tenemos hecho. Para el risotto solo tendríamos que estar pendiente a la hora de añadir el caldo de verduras poco a poco.Sin embargo, esta vez vamos a elaborar este plato de arroz combinado con unos espárragos salteados y un queso, en nuestro caso de cabra, que lo hará sin duda más meloso y sabroso.Sin más dilación, es momento de preparar tu risotto siguiendo el paso a paso que te dejamos a continuación. ¡Toma nota!
Hoy vamos a cocinar una receta muy sencilla y baja en grasa perfecta para incluirla en nuestra dieta.Los tirabeques son quizá el producto menos utilizado en nuestras cocinas. Son de la familia de los guisantes, muy planas y con unas semillas muy pequeñas en su interior.Son muy sencillas de comer, y es que se pueden comer incluso enteras. Su sabor es dulce y son exquisitas, muy sabrosas y sanísimas. Podríamos decir que son casi adictivas.Es muy usual servirlos en los restaurantes de comida japonesas. Suelen ponerlo de entrantes con un poco de sal gorda y un poco de pimentón que le da un toque un poco más picante.Esta receta incluso podemos añadirle un salteado de espaguetis tipo wok y mezclarlo todo juntos para hacer quizá un plato un poco mas completo y contundente.Hay que tener en cuenta que la cocina en wok se basa en temperatura y brevedad, por lo que si cocinamos demasiado los ingredientes, se estropeará.Ahora te toca a ti. Apunta los ingredientes y manos a la obra.En tres sencillos pasos tendrás un plato muy sencillo y sabroso en tu mesa.
Vamos a preparar un guiso marinero que hará las delicias de quienes aman la gastronomía de la costa. En esta ocasión viajamos hasta Málaga para aprender a preparar un gazpachuelo, uno de sus platos estrella.Como el rape y los langostinos son ricos en proteínas, en ácidos grasos insaturados, en vitaminas y en minerales este es un plato de lo más sano. El caldo, la yema de huevo y el aceite de oliva virgen incrementan su valor nutricional, no obstante hay que tener cuidado a la hora de elaborarlo.Sobre todo, en la parte referente al tratamiento del huevo, que especialmente en épocas de calor puede dar algún que otro problema. Por eso es importante que a la hora de integrar la mayonesa, el caldo esté bien caliente para que cocine la yema del huevo y podamos así disfrutar de un plato sabroso y digno de cualquier restaurante de la mismísima Malagueta.
Si existe un postre típico en Francia esa es la tarta Tatin. Es una variante de la tarta de manzana, pero con las manzanas caramelizadas en mantequilla y azúcar. Además, mientras la haces deberás poner las manzanas debajo y la masa encima. Tiene buena pinta, ¿no?Disfruta de esta receta de tarta Tatin. Se dice que la receta original procede del Hotel Tatin en Lamotte-Beuvron en Francia, en 1889. Las hermanas Tatin crearon esta tarta de manzana tras haberlas cocinado más de la cuenta y haberlas tapado con la masa. Desde entonces forma una parte fundamental en la gastronomía francesa.Al principio debes conseguir una textura arenosa cuando mezcles la harina y el azúcar con la mantequilla y el huevo.
En cocina a veces nos complicamos la vida, pero en otras ocasiones basta con una buena materia prima y unos minutos para preparar un picoteo delicioso. Ese es el caso de la idea que os traemos hoy: una cecina con gresines. Lo único necesario para elaborar este entrante que hará las delicias de quienes disfruten del aperitivo es una buena materia prima. Y por suerte, en la provincia de León, de donde es originario este embutido, hay muchas y de muy buena calidad.Hay que cortarla en lonchas muy finas para que podamos colocarlas bien y que además despliegue todo su aroma. El toque dulce de la miel contrasta bien con el sabor salado y curado de la carne y además cumple la función de ayudarnos a sujetarlo a los gresines. No obstante, si preferimos obviar la miel también podemos poner compota de manzana o simplemente enrollar la cecina en cada uno de los gresines y rociarla con un poco de aceite de oliva. Este oro líquido potenciará el color y el sabor de un fiambre que tiene una legión de fanes en todo el mundo.
Aunque la gastronomía española es muy rica y variada, a veces nos apetece probar platos típicos de otros países. Por eso te traemos esta receta de costillas a la barbacoa, un plato típicamente americano que solemos encontrar en los restaurantes inspirados en las costumbres más estadounidenses.Esta es una receta con la que literalmente te chuparás los dedos, y es que lo mejor y más sencillo es comerlas sin cubiertos.La carne de cerdo te aportará proteínas y vitamina B. Sin embargo, es una carne roja, por lo tanto, tiene mayor contenido de grasas y de calorías, así que te recomendamos que, para cuidar tu salud, sólo la comas ocasionalmente, en esos días especiales.No podrás resistirte a este tipo de cocina al estilo americano. Además, el proceso es muy simple: tan sólo tendrás que crear la salsa barbacoa casera y embadurnar con ella las costillas. Deberás hornearlas a baja temperatura par que se cocinen bien y la salsa quede caramelizada.
Hoy vamos a preparar una receta de esas que en la costa mediterránea tiene muchos adeptos. Quizá es así porque la tradición vincula este plato marinero a ese punto de la geografía española. Se trata de un suquet, en este caso de langostinos que vamos a preparar siguiendo la tradición enraizada en las costas valencianas y catalanas. Los historiadores gastronómicos sitúan el origen de esta receta en esa parte de España y la describen como un guiso que se hacía en los puestos del puerto. En origen se hacía con la morralla y los restos que no habían conseguido venderse, pero su sabor es tan intenso que ha acabado muy presente en cualquier mesa y despojado de todo prejuicio.No en vano, se trata de un plato con un sabor intenso, que no necesita de grandes acompañamientos. Lo malo para la época pasada -y lo bueno para quien lo consume ahora- es su baja carga calórica. Eso sí, es una elaboración rica en vitaminas, minerales. También en omega 3 y ácidos grasos monoinsaturados, estos últimos aportados por aceite de oliva.
Te enseñamos a preparar esta receta de ensalada César. Aunque se suele pensar erróneamente que su origen es italiano, todo se remonta a las tierras mexicanas (concretamente, a Tijuana). En verano, con las altas temperaturas, resulta muy cómodo hacer una ensalada. Además, esta es muy nutritiva y fresquita, y puedes elegir si te gusta más con el pollo rebozado o a la plancha, que es como te lo proponemos nosotros.La salsa César resulta muy cremosa y suave al paladar, y su combinación con la lechuga, el pollo, el pan y el queso hará de este plato una comida muy completa.Aunque nosotros le añadimos pollo y es así como ha trascendido, la receta original no lleva, por lo que puedes omitirlo si quieres obtener un plato apto para vegetarianos. En ese caso, tampoco utilices anchoas para hacer la salsa.
Te presentamos esta receta de crema de verduras, muy saludable, rica y nutritiva. Es muy sencilla de hacer y podrás hacerla con todas las verduras que tengas a mano. Nosotros te proponemos una serie de ingredientes, pero siempre puede añadir otros como brócoli, apio, cebolla… Si algo bueno tiene esta receta es que admite mil opciones.Puede que en verano no te apetezca tomarla caliente, pero no hay problema porque la crema de verduras también está muy rica fría. Además puedes hacer para varios días y almacenarla en el frigorífico: cogerá más espesor y estará incluso más rica.Si te apetece que tenga una textura un poco más densa, tan solo tienes que añadir menos agua. De esta forma te quedará un puré de verduras más que una crema.
Hoy vamos a preparar un plato que lleva el sello canario como pocos platos. Se trata de una patatas arrugadas o papas arrugás, como las llaman en las islas afortunadas. Es una receta sencilla, que no exige demasiada complicación pero que nos deja un plato lleno de sabor gracias a los tres mojos o salsas que las acompañan.Para prepararlo simplemente tenemos que cocer bien las patatas. En este punto es importante que conozcamos bien la variedad de patata que vamos a usar, porque dependiendo del tipo de patata la cocción se alargará un poco más. Y es importante que las echemos a cocer siempre con piel.

Las patatas más adecuadas

Lo que nosotros os recomendamos es que utilicéis la llamada patata bonita, es una variedad canaria, de piel muy oscura y con muchos nudos, pero que tiene un sabor exquisito. Dado que la patata es el ingrediente principal de este plato, es una receta rica en carbohidratos, por lo que se convierte en una elaboración capaz de proporcionarnos mucha energía.Por otro lado, los mojos están hechos con aceite de oliva, lo que aporta al plato proporciona ácidos grasos entre los que destaca el oleico que es uno de los monoinsaturados.
Sabemos la importancia que tienen las legumbres en nuestra dieta: tienen un alto valor nutritivo y previenen de muchas enfermedades crónicas, siendo muy beneficiosas para nuestra salud. En verano, con el calor, nos cuesta más comer los clásicos potajes tan característicos de la dieta mediterránea. Por eso, para que no falten las legumbres en tus comidas, te traemos esta receta de ensalada de garbanzos.Esta ensalada de garbanzos es una receta vegana a la que, si quieres y comes carne, siempre puedes añadirle atún o fiambre de pollo, y acompañarla con otros ingredientes como tomates, remolacha, zanahoria, o todo aquello que se te ocurra. Los garbanzos puedes comprarlos de bote ya cocidos, o cocerlos tú mismo.Los garbanzos son una gran fuente de carbohidratos, minerales y proteína vegetal. Además, contienen antioxidantes.Esta receta de ensalada de garbanzos es perfecta para guardar en la nevera, así que podrás hacerla para varios días. Y, sobre todo, es súper fresquita de comer en verano, y perfecta para llevarla a la piscina, a la playa, o a la oficina. El curry picante le dará un toque muy especial.  
La receta de hoy está basada en uno de esos ingredientes que gustan tanto a pequeños como a mayores. Se trata de un plato de pasta al que hemos querido dar un acompañamiento sencillo, pero no por ello menos sabroso.Simplemente con un toque de guindilla y ajo ya tiene un sabor estupendo. Además le hemos añadido un par de yemas de huevo, lo que al removerlo genera una suerte de salsa que no debemos dejar cuajar para que así quede una capa melosa que acompaña a la pasta y la envuelve.Se trata de un plato lleno de energía, ya que las pastas se elaboran con harina de trigo duro que es muy rica en hidratos de carbono compuestos. Por lo tanto, están muy indicadas en la dieta mediterránea. Son ricas en fibra y constituyen una excelente base para ser enriquecida con otros productos. El aceite de oliva virgen le proporciona sabor y aporta ácidos grasos insaturados.
No hay nada que nos guste más que experimentar en la cocina y probar comidas de otros países, por eso te sorprenderá esta receta de chili con carne, un auténtico manjar mexicano-estadounidense.Esta receta tex-mex nació en Texas, en la frontera entre México y Estados Unidos, y sus ingredientes principales son carne picada y, por supuesto, los frijoles, que son judías o alubias rojas. La combinación de especias hará que tenga un sabor picante tan característico de la comida de estos países.Además de ser una receta muy sabrosa, es muy salvavidas, ya que puedes congelarla para otra ocasión. Si quieres hacer de tu comida una experiencia mexicana al completo, acompaña este plato con una ración de nachos con guacamole casero para picotear.
Hoy vamos a preparar un plato sano y nutritivo. Se trata de una crema de calabaza a la que vamos a dar un toque diferente gracias a una cosa muy sencilla que podemos preparar en casa y que, además, nos servirá para muchos otros platos.Lo haremos con el aceite de albahaca, algo que nos costará muy poco tiempo preparar y que irá perfecto para otras elaboraciones como una ensalada de tomate, un plato de pasta o incluso con algunas carnes, como una pechuga de pavo a la plancha.Este plato es de lo más sencillo y a la vez nutritivo, porque la calabaza es una fuente de fibra estupenda y, además, está cargado de antioxidantes.
Si nos preguntan por la gastronomía francesa y por los platos típicos del país vecino, uno de los primeros que se nos viene a la cabeza es este (bien sea por la cultura que se ha ido extendiendo, bien sea por la película infantil que tantas veces hemos visto con nuestros hijos). Te enseñamos a hacer esta receta de ratatouille, el plato francés por excelencia.El ratatouille es un guiso de verduras, que puedes hacer tanto en la olla como en el horno, y que te recordará a nuestro famoso pisto. Es un plato que podrás comerte tanto frío como caliente, ya que está rico de ambas formas, y podrás acompañarlo con algún tipo de carne y pescado al ser un plato tan ligero y bajo en grasas y calorías.Además, el ratatouille acepta tanto ser un plato principal como un aperitivo o una guarnición. Debes tener cuidado de que las verduras queden tiernas y jugosas, así que no las descuides en la olla. Es una deliciosa manera de comer ese tipo de alimentos de los que en ocasiones nos olvidamos, y de los que tanto necesitamos sus nutrientes.
 La receta que hoy os traemos es una de las predilectas por muchos durante la época de la cuaresma. Sin embargo, y aunque el bacalao con tomate cumple con todos los preceptos para ser un plato ideal para no saltarse ni una, es también un plato estupendo en cualquier otra época del año, porque es sabroso y poco calórico. Nosotros vamos a prepararlo en la olla presión, pero puede hacerse en una cazuela normal o en una cazuela de barro o de cocción lenta. Así conseguiremos que el tomate, la cebolla y los pimientos queden bien confitados. Porque eso hará que queden con el punto justo de melosidad. Lo único con lo que tenemos que tener cuidado es con el tiempo que tenemos el bacalao en cocción.Como veréis, nosotros hemos elegido un bacalao salado que desalaremos en casa para que esté en el punto justo de sal. Este paso es clave para encontrar el sabor que nos gusta. Y lo es también controlar la cocción, con unos 8 minutos será suficiente para que esté cocinado pero sin pasaros del punto.
X