Violeta abandona ‘Supervivientes 2019’ «por motivos personales»

Violeta Mangriñán abandona 'Supervivientes 2019'. La extronista debe dejar la isla de Honduras para "resolver un asunto pendiente en Madrid". La joven regresará nuevamente al reality una vez que lo solucione.

Violeta Mangriñán abandona ‘Supervivientes 2019’. La extronista debe dejar la isla de Honduras porque debe «resolver un asunto pendiente en Madrid». Al parecer, la joven regresará nuevamente al reality una vez que solucione sus diligencias.

6Viajará de regreso a Madrid

La gala de ‘Supervivientes’ comenzó con una inesperada y soprendente noticia. Violeta Mangriñán abandona el reality. La extronista de ‘Mujeres y Hombres y Viceversa’ tendrá que abandonar Honduras, y tomar un avión de regreso a Madrid para resolver un asunto personal. Pero, una vez solucionados sus asuntos, se reincorporará con el resto de sus compañeros. «Me habéis dicho que vuelvo», decía ante las cámaras.

El asunto que la hace abandonar, sin desvelar

Muy afectada y con lágrimas en los ojos, Violeta se despidió de sus compañeros. La joven deja el concurso «por un tema personal que se te ha comunicado en privado», según comentó Jorge Javier Vázquez. 

5Fabio, muy afectado

El concursante argentino, Fabio, era el más afectado al enterarse de la marcha de Violeta. Ambos jóvenes están enamorados. Se han declarado públicamente su amor. Y la despedida fue muy emotiva. «Te quiero muchísimo. Voy a volver», le dijo Violeta. Él le confesó a Jorge Javier: «Voy a echarla muchísimo de menos».

4Una semana muy difícil

Violeta comenzó el reality con mal pie. Ha sido la concursante a la que, de momento, más hemos visto llorar. La semana pasada, su angustia era insostenible. Dejó de comer y de beber. Y, tras sufrir una deshidratación, tuvo que ser evacuada de la isla.

3Muy triste en su despedida

1Fabio la estará esperando a su vuelta

En anteriores ediciones hemos visto cómo otros concursantes abandonaban ‘Supervivientes’ de manera temporal por distintos motivos (enfermedades, fallecimientos…). Seguro que, a su regreso, Fabio la estará esperando con los brazos -y el corazón- abiertos.