Isabel Pantoja dando la lata

Esta semana la lata de chopped nos ha dado más contenido que alguno de los supervivientes de esta edición, como por ejemplo Lidia, la última expulsada. Por fin mi dardo hizo diana y el geranio de la isla volvió a su ventana.

Me alegré muchísimo de que Carlos permaneciera en su hogar; y que finalmente no abandonara el palafito. Me parece correcto que la organización penalice las constantes ilegalidades del presentador, pero también me divierte cuando se salta las normas porque caminar sobre la delgada línea roja forma parte de su irritante personalidad y por otro lado si no lo hiciera acabaría mustio como Jonathan.

Comentaría el último drama entre Fabio y Violeta pero como ya me tienen aburrida, antes prefiero darme un sartenazo en el cogote.
Ha llegado un punto en el que Dakota ya no me divierte, muy graciosa, muy humilde y muy efervescente, pero por favor traedla de vuelta al siglo XXI. Llamar guarra a una mujer por haber dejado a su pareja y comenzar una historia con otra persona, es propio de la edad media y que nadie se lo reprochara les hace tan responsables como ella.

Entiendo y respeto profundamente que un padre defienda a su hija a capa y espada, pero es innegable que esta chica es una macarra y lo que antes era fresco, ahora empieza a oler. Incluso llega a apestarme. Los continuos choques entre ella y Violeta me dan vergüenza ajena, por un lado vemos a Dakota que no mide lo que dice ni cómo lo dice,y por otro lado tenemos a la tronista, que ha encontrado un pasatiempo en sus enfrentamientos con la hermana mayor. Ahora también arremete contra el resto del grupo, sin pensar que está siendo el centro de atención por las razones equivocadas.
Oto, otro que tal baila. No entiendo por qué sus puñeteros compañeros no le nominan si tiene tantas ganas de abandonar la isla y tan amigos son. Esta siendo la gran decepción de este año. Yo, que le sigo desde hace tiempo en sus redes sociales, le tenía por alguien más interesante, divertido, activo y dicharachero, pero me esta resultando un peñazo. Verle quejándose todos los días con esa cara de helecho, me saca de quicio, y nada me gustaría más que verle nominado en la próxima gala para ver si espabila.

Un aplauso para Mahi que cada semana me divierte más. Me transmite honestidad, dulzura, humildad, alegría y color. En Tierra de Nadie pudimos ver cómo respondía ante las faltas de respeto de Violeta, saliendo airosa una vez más, demostrando que no es necesario bajar al barro para ganar una discusión.

En un mundo donde lo que se valora es el contenido sea del tipo que sea, yo agradezco que ella brille con luz propia sin apagar a nadie. Bajo mi punto de vista, posee cualidades más que suficientes para convertirse en la ganadora del reality.
Cambiando de isla, Colate cree que ha llegado a Cabeza de León para conquistar Honduras. Lejos de eso, cada día pierde más apoyos, el último el de Mónica Hoyos, por no hacerle un hueco en su esterilla durante la noche. Habrá que decirle al Cristóbal Colón de chichinabo que cada día nos cae más gordo.

Su obsesión por controlar el grupo ha llegado al punto de dejar que la comida se estropee, antes que permitir que sus compañeros coman cuando así lo deciden. El que fue compañero de colchón de Isabel ha acusado a esta de haberse hecho con una lata de chopped que no le pertenecía. La folclórica estalló y señaló a Mónica como su cómplice, afirmando que ella también comió y que la lata se la había dado el doctor.

Jorge Javier rápidamente desmintió esa versión dejando a tonadillera en evidencia, pero ella con más cara que espalda dijo que le necesidad de proteína la llevó a pedirla y se la encontró en la playa. Es increíble la habilidad que tiene este esta mujer para dejarnos a todos descuadrados.
Mi teoría es que su asistenta Chelo cogió la lata a escondidas para dársela a ella, en la isla sólo existe para atender las necesidades de su señora Pantoja.

Si no digo que la doble de Lauren Postigo tiene menos carisma que un zapato, reviento. Cómo es posible que en una prueba donde todo el equipo se juega la localización, esta señora se quede plantada como un espantapájaros sin ni siquiera intentar unirse a sus compañeros. Como concursante tiene que ser desesperante tener a alguien tan incapaz a tu lado, no solo no aporta en la tareas diarias si no que entorpece todas las pruebas.

Mi dardo esta semana va para Chelo García Cortés, sobran los argumentos.