Great Blasket es la isla principal de Blaskets, Condado de Kerry, en Irlanda, el lugar desde el que ha sido emitido el anuncio para ofertar dos puestos de trabajo de verano. La sorpresa ha sido abrumadora cuando la pareja emisora de esta noticia ha descubierto las 23.000 solicitudes recibidas para postularse al empleo.

Alica Hayes y su compañero Billy O’Connor administran un café junto a tres casas destinas a servir de alojamiento. Decidieron hacer pública su oferta a través de las redes sociales y, en tan solo diez días, la cantidad de respuestas recibidas ha sido impactante.

Los trabajos consisten en encargarse de la pequeña cafetería y de las tres casas durante el período de abril a octubre, de manera que los afortunados que sean seleccionados vivirán en esta isla deshabitada durante seis meses. La propuesta suena tentadora para muchos, lo que se ha demostrado en la cantidad de respuestas recibidas, pero otros no aguantarían seis meses alejados de la civilización, por ello el miedo de la pareja a no encontrar a nadie.

“Ha sido increíble. Estábamos preocupados de no conseguir a nadie. La gente mostró mucho interés la semana pasada, pero en los últimos días ha sido una locura. Hemos recibido solicitudes de lugares como Irán, Argentina, Finlandia, México, en realidad de todas partes. Nuestro correo electrónico se ha colapsado y nuestros teléfonos suenan constantemente”, afirmó la señora Hayes.

Por su parte, el señor O’Connor explicó que la mayoría de los solicitantes para estos trabajos se sentían atraídos por los encantos y la belleza natural de esta remota isla irlandesa. “Supongo que la gente solo quiere desconectarse del ajetreo de la vida cotidiana y salir de la red. Las cosas son realmente básicas ahí fuera. No hay electricidad. La comida se hace con cocina de gas. La luz es proporcionada por velas, la calefacción es una estufa de combustible sólido. No hay comodidades para las criaturas, ni siquiera duchas calientes.”

Ha sido gracias a la difusión a través de las redes sociales que la noticia ha viajado a todas partes del mundo, incluso ha aparecido en grandes medios de comunicación y agencias de viajes, publicitando la isla y dando a conocer esta oportunidad de pasar unos meses alejados de las grandes aglomeraciones.

“Tuvimos una pareja encantadora trabajando allí el año pasado, Leslie y Gordon. Eran fantásticos y tenían un genuino aprecio y amor por el lugar. Se lo tomaron muy bien”, asegura Billy O’Connor. A lo que añadió: “Hemos tenido solicitudes de los lugares más improbables. Incluso hemos tenido algunas en idiomas que ni siquiera podemos reconocer.”

“También hemos recibido algunas historias personales muy conmovedoras. Tuvimos una
encantadora solicitud de una pareja de 79 y 83 años”, reveló la Sra. Hayes emocionada por la expectación que ha ocasionado su oferta.

Hasta el momento, la pareja ha conseguido responder a unas 1.000 solicitudes aproximadamente, pero declararon que les será imposible responder a todos los correos electrónicos recibidos. Sin embargo, valorarán con atención cada una de ellas antes de tomar una decisión, la cual harán pública en las próximas semanas.

“Es importante que las personas que trabajan allí entiendan y aprecien el rico patrimonio literario y la historia de la isla”, explicó el señor O’Connor. “Una de las tres cabañas que tenemos perteneció a Peig Sayers, el gran narrador.”