Según informó la Policía Local de Guadalajara, el pasado miércoles 16 de octubre vecinos de la zona avisaron a las autoridades a las 1.45 horas de la madrugada de las molestias que estaba ocasionando un coche estacionado, debido a que tenía la música a un volumen muy elevado.

Al personarse en la zona, las autoridades pudieron observar cómo el vehículo se detenía de
manera brusca. Ante los síntomas de embriaguez que presentaba el detenido, se le realizaron las pertinentes pruebas que dieron resultado positivo, se superaba cuatro veces el máximo legal permitido con 0,82 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.

La policía detuvo al hombre por un delito contra la seguridad vial y además se le imputó un
segundo delito por no disponer de permiso de conducir, según informaron fuentes policiales, no lo había tenido nunca. Además, con anterioridad se le había detenido en otras cinco ocasiones por delitos contra le seguridad social y una quinta vez en 2018 por atentar contra agentes la autoridad.

Otras detenciones en la zona
Por otro lado, el sábado 19 de octubre también se produjo otra detención, en este caso a una conductora de un todoterreno que perdió el control del vehículo colisionando contra otros tres vehículos estacionados y contra un bolardo. Las pruebas dieron como resultado que la conductora de 21 años y vecina de Guadalajara presentaba 0,81 miligramos de alcohol por litro de aire espirado. La detención de la joven tuvo lugar a las 4,47 horas.

Una tercera detención por motivos similares tuvo lugar también en Guadalajara a las 5,45 del pasado domingo 20 de octubre. El conductor, en este caso de 22 años de edad, perdió el control de su coche y colisionó contra otros dos vehículos que estaban estacionados. Las
pruebas de alcohol que se le realizaron dieron como resultado una tasa de 0,85 miligramos de alcohol por aire espirado.