Jack Keith conducía su camioneta de camino a casa después de una sesión de surf en
mayo pasado. Iba animado contemplando el océano Pacífico cuando, de repente y de
manera accidental, golpeó a un ciclista que pedaleaba junto a su vehículo por la Pacific
Coast Highway en Huntington Beach (California).

Tom Sovilla marchaba en bicicleta desde La Habra hasta Seal Beach cuando sufrió el
accidente. Un golpe que le supuso que tuviera que ser trasladado al hospital en una
ambulancia de forma inmediata.

“Todo sucedió tan rápido que no vi en ningún momento al ciclista. Lo único que recuerdo es
oír un golpe y ver a Tom volando por los aires, lo que hizo que me asustara muchísimo”.

Así recordaba Keith el momento del accidente.

Sovilla tuvo que permanecer un mes en el hospital por las lesiones sufridas. 33 días en
los que estuvo recibiendo tratamientos por su fractura de espalda y de pelvis, rotura de
ligamentos de la rodilla y dos coágulos en el cerebro. Un tiempo en el que Keith lo visitó casi a diario fraguándose entre ellos una bonita amistad que hoy comparten a través de sus
redes sociales.

Sovilla relató a la prensa que se puso en contacto con Keith cinco días después del
accidente. “La gente debería aprender a perdonar y no aferrarse al pasado. El perdón es
algo muy importante y beneficioso para nuestra salud física y mental” .

Keith, sin embargo, no podía creer que Tom quisiera hablar amistosamente con él: “Recibí
un mensaje de texto de Jenette, la esposa de Tom, en el que me decía que tanto ella como
Tom habían tratado de ponerse en contacto conmigo para decirme que rezaban por mí y
que todo estaba bien”.

Un mensaje de texto que supuso el inicio de una buena amistad. Hasta el punto de que
Keith viene ayudando a Tom en los últimos meses con algunos trabajos en su hogar debido
a la movilidad aún limitada de este.

“Gracias a Dios, Tom se recuperará” escribió Keith en una página de GoFoundMe que su
familia ha creado para sufragar los costes médicos del accidente. “Sin embargo, la
recuperación será larga. Nuestros seguros han podido pagar algunas facturas del hospital,
pero aún necesitamos al menos unos 7.000 dólares. Rezo para que mis amigos puedan
ayudarnos”.

Hasta el momento, han podido recaudar más de 2.000 dólares de los 7.000 que necesitan.