Durante el secuestro, las víctimas estuvieron encerradas en una granja situada en el norte de Holanda, en una ubicación apartada y poco visible por los vecinos de la zona, ya que estaba rodeada por árboles. Además, la finca se encontraba a unos cinco kilómetros de distancia del pueblo más cercano.

La fiscalía holandesa explicó que el detenido fue arrestado el martes por su negación a
colaborar con la Policía, no obstante, aunque en el momento del arresto la policía aparentaba saber qué había motivado el secuestro, a día de hoy parece haber muchas dudas sobre lo que ocurrió realmente en la granja.

El hijo mayor de la familia secuestrada consiguió escaparse y se desplazó hasta Ruinerwold, el pueblo más cercano desde la granja. El joven entró en una cafetería y allí denunció el asunto e informó sobre su preocupación sobre las condiciones de vida de su familia, motivo que llevó a las autoridades al lugar en la que estaban retenidos, donde se encontraron con seis personas encerradas en un pequeño cuarto bajo llave.

Por otro lado, la investigación llevó a la Policía a registrar dos ubicaciones situadas a unos 15 minutos de la granja, en Zwartsluis. Una de ella fue una juguetería en la que el padre retenido y su esposa trabajaron durante años, antes del secuestro.

Según una rueda de prensa realizada por Roger de Groot, el alcalde del pueblo, la madre de los niños había muerto antes de que se cometiera el secuestro y el padre se encontraba enfermo debido a haber sufrido un derrame cerebral.
El acusado, que pasará hoy jueves a disposición judicial tras haber sido sometido a un
interrogatorio de tres días, tenía contrato de alquiler de la granja desde el año 2010. La dueña de la finca, Alida ten Oever, aseguró que el inquilino pagaba de manera puntual todos los meses y además aseguró que nunca se había percatado de que hubiera presencia de otras personas en su propiedad.

En estos momentos la investigación policial continúa abierta. De momento hay una gran
incógnita, ya que aún se desconoce la motivación que pudo tener el secuestrador para retener a esta familia.