La policía ha dado comienzo a una de las mayores investigaciones de asesinato en Inglaterra.

Este miércoles fue hallado en Essex (Inglaterra) un camión frigorífico que viajaba desde
Bulgaria, con 39 personas muertas en su interior.

El camión Scania en el que viajaban es originario de Bulgaria y había entrado en Essex a través del puerto de Holyhead, en Gales, donde llegan los ferries desde Irlanda.

Se ha comentado la posibilidad de que el camión estuviera con la refrigeración activada y que las víctimas podrían haber muerto debido a la congelación, mientras intentaban entrar en Gran Bretaña a través del punto más débil de Irlanda.

El hecho de que el camión llegase a Holyhead el pasado sábado, sugiere que las personas
fallecidas, se encontraban en la parte trasera del camión durante al menos cuatro días.

Uno de los miembros de la Asociación de Transporte de Mercancías, declaró que el camión
podría haber conseguido un ferry de Francia a Irlanda para posteriormente atravesar Irlanda antes de abordar otro barco a Gran Bretaña. La ruta seguida por el camión es poco
convencional, por ello se dice que el hecho de que los controles y la seguridad aumentara en lugares como Dover y Calais, hace que se pueda considerar la ruta elegida, como una forma más sencilla de entrar en Gran Bretaña.

El conductor del camión, un joven de 25 años fue detenido bajo sospecha de asesinato. La
policía no ha informado sobre la procedencia de los fallecidos. Las muertes darán lugar a
nuevos reclamos para que se realicen controles adicionales de los vehículos que entran en
Gran Bretaña.

Las palabras del Boris Johnson, Primer Ministro
El Primer Ministro Boris Johnson ha dicho que está «horrorizado»; por la tragedia y mostró su apoyo a los seres queridos de los fallecidos. Además, también escribió un tweet: Estoy consternado por este trágico incidente en Essex. Estoy recibiendo actualizaciones regulares y el Ministerio del Interior trabajará en estrecha colaboración con la Policía de Essex para establecer exactamente lo que ha ocurrido.

Durante las Preguntas que hicieron al Primer Ministro en la Cámara de los Comunes, la
diputada de Thurrock Jackie Doyle-Price dijo: «Poner a 39 personas en un contenedor de metal bajo llave demuestra un desprecio por la vida humana que es malvada. Lo mejor que podemos hacer en memoria de esas víctimas es encontrar a los autores y llevarlos ante la justicia».

En respuesta, Boris Johnson añadió: «Es difícil ponerse en el lugar de esos servicios de emergencia, como dijo el caballero de la derecha de enfrente (Jeremy Corbyn), cuando se les pidió que abrieran ese contenedor y expusieran el espantoso crimen que había ocurrido.”