Se entera de que supera el cáncer que sufría y  le toca la lotería. A veces las buenas noticias vienen encadenadas y si no, que se lo pregunten a Lynne Price, una mujer de 55 años que reside en New Tredegar (Reino Unido) y que ha vivido una casuística de buena suerte.

Lynne, que trabajaba en una lavandería, se encontraba leyendo los resultados médicos que determinaban que acababa de superar el cáncer de pecho que sufría desde 2015, cuando a los pocos minutos su marido David, entraba por la puerta anunciando que acaba de ser agraciado con un premio de la lotería millonario.

David, que se había hecho con el boleto del Euromillones en una administración local, descubrió cuando estaba en su trabajo que le habían tocado nada más y nada menos que 1 millón de libras, cuando llevó la noticia a su casa él también recibió la gran noticia que tenía para él su esposa.

“Fui a casa a decírselo a Lynne, pero ella también tenía grandes noticias. La carta que decía que había superado la enfermedad, vale más de un millón para mí”, declaró David.

Lynne y David son padres de tres hijos de 32, 26 y 24 años, así como abuelos de un nieto de 11 años. Habían estado jugando a la lotería sin éxito durante años. Por fin la suerte decidió sonreírles y ahora el matrimonio planea celebrar su 33 aniversario el próximo mes con un viaje fuera del país. Otros de sus planes son también viajar a China y, por su parte, David, ya ha pagado una expedición de tres semanas al Monte Everest que disfrutará en mayo.

Una familia de afortunados

Aunque a Lynne y a David la fortuna ha querido visitarles ahora, lo cierto es que su familia ya suma la tercera victoria en la lotería, uno de sus parientes lejanos ganó 71 millones de libras en marzo, gracias también al Euromillones y por otro lado, la hermana de David logró hacerse rica en la década de los 90’s.