La crítica de arte Avelina Lésper ha sido acusada de romper por accidente una escultura de vidrio valorada en 20.000 dólares. Esta escultura era obra del artista mexicano Gabriel Rico e incorporaba objetos diversos como una pelota de fútbol, una pluma y una pelota de tenis, entre otros, en su interior.

Aunque resulta curioso, supuestamente Avelina la hizo caer con una simple lata de Coca-Cola. La crítica de arte se encontraba el sábado guiando a un grupo de invitados durante la feria de arte contemporáneo de la Zona Maco en la Ciudad de México cuando ocurrieron los hechos.

De repente, se detuvo ante la instalación de Gabriel Rico, conocida con el nombre de ‘Trucos ágiles y siniestros’. Mientras se dirigía al grupo, Avelina Lésper dejó una lata de Coca-Cola junto a la pieza mientras la criticaba. Quería mostrar que el significado de esta obra no se vería alterado al incluir una lata, según informaron los medios de comunicación.

El caso es que en ese preciso momento, para su sorpresa y la de sus invitados, la escultura se rompió cayendo al suelo en mil pedazos. “Fue como si la obra escuchara mi comentario y sintiera lo que yo pensaba sobre ella”, declaró Avelina a un periódico local.

Ante este acto accidental pero lamentable, la crítica de arte parecía imperturbable a pesar de que la pieza destruida está valorada en 20.000 dólares. De hecho, incluso llegó a afirmar que había mejorado la instalación destruyendo la obra.

La Galería OMR, lugar donde estaba expuesta la pieza de Gabriel Rico, no ha podido evitar
expresar su frustración con Avelina con el siguiente comentario: “Su comportamiento muestra una gran falta de respeto y profesionalidad por parte de la señora Lésper, quien como miembro de la comunidad artística debería ser un mejor ejemplo para los visitantes en cuanto a la etiqueta de asistir a un evento de arte y el respeto de los objetos artísticos.”

Además, añadieron muy consternados que: “Nunca debe un visitante de un evento artístico tocar o hacer una intervención en una obra de arte, sometiéndola a posibles daños”. Pero no quedó ahí la cosa, pues hicieron declaraciones también a través de la plataforma Facebook: “No entendemos cómo un supuesto crítico profesional de arte destruyó una obra de uno de los artistas más destacados del momento.”

Por su parte, y según han informado distintas fuentes, Avelina Lésper se ha ofrecido de manera voluntaria para contribuir al pago de la reparación de la escultura. Mientras tanto, la Galería OMR, Gabriel Rico y los organizadores de la feria todavía no han determinado lo que harán a continuación, de acuerdo con la prensa local.

Estas fueron las palabras de Gabriel Rico sobre la destrucción de su obra por medio de un
comunicado: “Estoy triste porque este hecho fue muy irrespetuoso con las piezas. Esta es una situación lamentable.”

En su defensa, Avelina Lésper hizo el siguiente comentario: “Esto no es una tragedia. Es algo que se puede arreglar”. La crítica de arte no quiso responder de inmediato a los comentarios de la gente, quizás no esperaba unas reacciones tan molestas. El caso es que mucha gente ha considerado este acto como una falta de respeto, además de su elevado coste y lo que ello ha conllevado.