El largo parón de las vacaciones puede hacer que la vuelta a la rutina a veces sea complicada para los más pequeños. Pero, si les trasmites actitud y alegría, conseguirán que sea más llevadera. ASESORA: Paz Calap. Autora del libro quiero paz, Coach y Experta en mindfulness www.pazcalap.com.


Las vacaciones son maravillosas y necesarias. El descanso regenera cada célula de nuestro organismo, y por eso nos sentimos como nuevos a la vuelta. El cuerpo y la mente desconectan de la rutina, nos saltamos los horarios y nos olvidamos de nuestras obligaciones para dedicarnos, como bien dicen los italianos, al ‘dolce far niente’, es decir, a no tener que hacer nada o, al menos, lo mínimo por obligación. Así ha de ser para desconectar realmente y disfrutar de la vuelta al colegio con energía renovada.

A veces, a los padres nos da miedo que los niños se descontrolen demasiado en horarios, comidas y actividades, ya que puede parecer una amenaza para volver a coger el ritmo de la rutina una vez acabadas las vacaciones.

Pero, en realidad, los cambios son necesarios y bienvenidos, ya que nos ofrecen la oportunidad de vivir nuevas experiencias y adquirir conocimientos que favorecen la creatividad, permiten la conexión de nuevas redes neuronales y desarrollan la inteligencia y la intuición.

Cada momento es único y cuando estás de vacaciones, lo último en lo que has de dedicar tu precioso tiempo es a pensar cómo vas a hacer para que la vuelta a la rutina sea lo más fácil posible. Lo único importante es que disfrutes de este momento tal y cómo es y aproveches para relajar tu cuerpo y tu mente. A la vuelta… ya se verá. Cada año sobrevivimos a ello, así que este curso no va a ser distinto.

Consejos para que la vuelta a la rutina sea fácil y dulce

Es interesante que le enseñes a tu hijo las dos caras de la moneda y que prediques con el ejemplo: tener una vida ordenada durante los meses de colegio y un tanto anárquica cuando estáis de vacaciones. Tan importante es lo uno como lo otro y el orden volverá justo en el momento adecuado. En vacaciones dejad espacio a momentos de improvisación.

Enséñale a hacer el “cambio de chip exprés”

Si tu hijo es menor de 12 años sí que es conveniente que una semana antes empiece a adaptar su vida al horario escolar. Si es mayor de 12 años, simplemente que tenga claro el día que empieza de nuevo la rutina y que no hay negociación posible respecto a ello.
4 No les transmitas que es mejor estar de vacaciones En realidad todo momento es único y valioso tal y cómo es. Por ello no deben ver la rutina como algo malo.

Mantén siempre una actitud positiva

Los niños afrontarán el nuevo curso con más tranquilidad y alegría si ven a su padre y a su madre en esta línea. Si te quejas continuamente por volver a tu trabajo, que no te extrañe que tu hijo no quiera volver al colegio, proteste, se resista…

No le recuerdes a tu hijo los días que quedan de vacaciones, simplemente enséñale a vivir en el momento presente, disfrutando del día y de los pequeños detalles.

Volver al colegio es una aventura emocionante

Donde el encuentro con sus amigos es un momento bonito. Contágiale tu ilusión por volver al trabajo y encontrarte con tus compañeros, socios, clientes, colaboradores… Muéstrale el aprecio que sientes hacia las personas de tu entorno de trabajo.

Vivir es disfrutar en este momento

Perdemos demasiado tiempo preocupándonos por lo que va a pasar dentro de un mes, quince días o una semana generando en nuestra mente pensamientos de inseguridad y miedo. La vida lo único que te pide es que disfrutes de ella con tranquilidad, serenidad y alegría, siendo consciente de que cada día es una preciosa oportunidad y dándole a tus hijos el ejemplo de vivir con paz y confianza.