Berta Ocampo Barrios (66) es voluntaria en los restaurantes Robin Hood, que dan de cenar gratis a las personas sin hogar.


Fui durante 18 años voluntaria en Canarias en una residencia de ancianos y cuando me trasladé a Madrid, hace un año y pico, contacte con la ong Mensajeros de la Paz, fundada por el Padre Ángel. Allí empecé a colaborar en uno de los restaurantes Robin Hood, donde se da de cenar gratuitamente a las personas sin hogar o con pocos recursos. Quería conocer el otro lado, aquello que miramos en la calle y no vemos y está siendo muy gratificante.

Mucho más que comida

Admiro su capacidad de vivir sin nada y lo agradecidos que son. Veo en sus rostros lo importante que es que les preguntes cómo se encuentran o que charles un rato. Se les trata con dignidad, algo que nunca se debería perder. Siempre pienso que la línea es tan fina que no sabemos si nos puede pasar a nosotros lo mismo.

A mí me han asignado un día a la semana, pero siempre que sale alguna plaza, trato de ir. Por ejemplo, la semana pasada estuve tres días. Pero eso sí, procuro no implicarme demasiado, algo que aprendí a canalizar en la residencia de ancianos donde colaboraba. Tengo que tener mi cabecita serena, porque también cuido de mis dos nietas. +Info: www.mensajerosdelapaz.com

Padre Angel Fundador de Mensajeros de la Paz: “La mejor comida es el acompañamiento”

¿Qué se necesita para ser voluntario de Mensajeros?

Tres cosas: valer, poder y sobre todo, querer. Les pedimos que sean amables, empáticos… Si eres voluntario, como Berta, en los restaurantes Robin Hood, más que servir la comida, hay que dar compañía y cariño a la gente. La mejor comida es el acompañamiento.

¿De quiénes se ocupan?

Niños con discapacidad y sida, mamás en situación de riesgo, mujeres maltratadas, jóvenes, mayores, refugiados, sintecho… Estamos en más de 50 países y hace más de 57 años.

Su Iglesia, San Antón, siempre está abierta para los sintecho…

Sí, las 24 horas para que descansen y tomen algo caliente… Por la mañana, les damos el desayuno. Es la iglesia que el Papa Francisco dice que quiere tanto.

¿Cuál es su mayor reto?

Resolver el problema de los sintecho y los refugiados y sin papeles. Esto me duele en el alma.