Trucos de hogar, salud, belleza, cocina, coche… Te resolvemos todas las dudas que tengas y los consejos que necesitas para tener un entorno saludable.


Trucos de hogar

  1. HORNO LIMPIO

    ¿Hace tiempo que no limpias el horno y tiene mucha grasa? Prueba a calentarlo unos minutos, antes de dormir. Después, coloca en la parte inferior una hoja de papel de aluminio y un recipiente con agua hirviendo y en la parte superior, introduce un cuenco con amoníaco. A la mañana siguiente, podrás ver como la grasa se ha desprendido y te será más fácil limpiarlo.

  2. FUERA MANCHAS EN LA TELEVISIÓN

    Para eliminar los dedos de la pantalla prueba a pasar una bayeta de microfibra humedecida en un poco de agua destilada. Para que quede perfecta, pásala siempre en la misma dirección. Luego, seca con otro paño, tipo gamuza.

  3. SOFÁS BRILLANTES

    Si tu sofá es de cuero o piel y quieres devolverle el brillo que tenía, prueba a aplicarle cada cierto tiempo un paño impregnado con alguna de tus cremas. Con ello, conseguirás nutrir la piel del propio sofá, evitando posibles rupturas.

  4. CAMPANAS SIN OLOR

    Para limpiar uno de los electrodomésticos que más uso tiene en el día a día, prueba a hervir debajo una olla de agua con tres limones partidos en varios trozos. El vapor ablandará la grasa y te será más fácil retirarla, además, perdurará el olor del cítrico.

  5. COCINA

    Poco a poco estamos usando menos plástico y surgen múltiples opciones para utensilios que hasta ahora estaban siempre hechos de este material. Además de las botellas de cristal o de titanio, el bambú y la cerámica se estan convirtiendo en una gran alternativa. Y también la cera de abeja y otras resinas naturales, utilizadas por ejemplo para los envoltorios en los que antes se empleaba papel film o de aluminio.

  6. QUESOS

    Es uno de los alimentos que no es recomendable congelar, pero cuando te ha sobrado y no quieres tirarlo, puedes guardarlo ya rallado, en daditos, o cortado en cuñas o lonchas. Así lo puedes usar directamente después de descongelarlo y no lo tienes que manipular, que es cuando se rompe. No todos los quesos reaccionan igual a la congelación. Los que peor lo llevan son los muy cremosos, los frescos, los requesones y los muy secos o curados. Y los que mejor: brie, gouda, camembert, havarti y emmental.

  7. RECUPERAR EL HULE

    Si el hule de tu mesa se está estropeando o tiene manchas de comida e incluso empiezan a aparecer grietas, mezcla una cucharada de aceite con una de vinagre y empapa un paño con ella, aplícalo sobre el mantel, deja que actúe unos minutos, seca bien y verás como parecerá nuevo.