Trucos de hogar, salud, belleza, cocina, coche… Te resolvemos todas las dudas que tengas y los consejos que necesitas para tener un entorno saludable.


COLIFLOR

Las ganas de cocinar esta hortaliza pueden desaparecer por el tiempo que se invierte en limpiarla. Para ahorrar tiempo te recomendamos partir las ramitas y eliminar las partes estropeadas, si las hubiera. Si quieres potenciar el blanco lávalas con agua fría y vino blanco. ¡Quedarán relucientes!

PELAR LAS GAMBAS

Para evitar cortarte con la cáscara de las gambas te recomendamos quitarles la cabeza, girándola sobre su cuerpo. A continuación, con la ayuda de unas tijeras corta el caparazón por la parte trasera. De esta forma podrás eliminarla con facilidad y sin riesgos.

SARDINAS

Para que las sardinas no guarden un excesivo olor prueba a lavarlas con un buen chorrito de vinagre y vino blanco antes de cocinarlas. De esta forma, perderán ese característico olor.

CUIDA LA MAYONESA

Si has preparado más mayonesa de la que vas a utilizar, prueba a consérvala en un tarro de cristal limpio con una capa de aceite de oliva por encima, en la nevera. Aguantará hasta dos días.

JUGO DE LIMÓN

Si tienes pocos limones y necesitas bastante jugo, prueba a sumergirlo en agua caliente antes de exprimirlo o, también, puedes probar a aplastarlo un poco para que las membranas se rompan. ¡Saldrá más cantidad de jugo!

REMOJO OLVIDADO

Si has olvidado poner las legumbres como los garbanzos o las judías en agua la noche de antes de cocinarlas. No hay problema, basta con poner a procesarlas durante 15 minutos. Evita añadir la sal hasta el final de la segunda cocción para evitar que queden duras. Tus legumbres quedarán igual de sabrosas que si las hubieses puesto a remojo.

RECALENTAR LAS SOBRAS

Seguro que tienes alguna sobra de arroz, verduras o un filete en la nevera, pero no quieres que al meter al microondas queden resecos. Para evitarlo, y que tus sobras queden como recién hechas ponlas en el microondas a calentar junto a un vaso de agua.

ORDENAR LA NEVERA

La mejor manera de tener tus alimentos en el frigorífico comienza por tener los alimentos crudos como carne, pescado y pollo encima del cajón de la verdura. En las baldas superiores deberías colocar los lácteos y los quesos.

En las láminas intermedias coloca los alimentos que van a ser consumidos en un periodo corto de tiempo y los embutidos y encurtidos. En la puerta de la nevera coloca las salsas y la mantequilla. ¿Y las bebidas? En la balda central evitando el contacto de los alimentos crudos para evitar la contaminación cruzada de alimentos.