Una dieta equilibrada, un ejercicio físico adecuado y una motivación justificada, es todo lo que necesitas para empezar hoy mismo.


En pleno siglo XXI sigue habiendo gente vaga o que le cuesta mucho la práctica deportiva. Estas personas precisan de motivación extra para mejorar su condición física y sus hábitos.

Este tipo de cliente, poco o nada acostumbrado al ejercicio, desde el momento que entra al centro de entrenamiento supone un gran reto. Según el experto, este perfil es uno de los más difíciles que reciben, ya que además de realizar una buena planificación en el entrenamiento y en la dieta, tienen que trabajar mucho la parte mental.

El reto es que el ejercicio se haga con constancia y que mantenga la motivación. Son las personas con más riesgo de abandonar tienen, ya que las prisas y la falta de entendimiento del proceso les hace tirar la toalla a mitad del camino.

¿Cómo empezamos a entrenar, si nos cuesta y no nos apasiona?

La clave estaría en encontrar los ejercicios que más nos gustan, y si no entrenamos habitualmente ir poco a poco, para no estar muy cansados días posteriores. Sería correcto comenzar con un entrenamiento de fullbody de manera que no sobreentrenásemos de primeras ningún grupo muscular y nos permita entrenar 2-3 días a la semana.

Ejercicios a realizar en este tipo de rutinas pueden ser: sentadillas, zancadas, press militar, fondos de tríceps, patada de glúteo, planchas de abdomen…

Si llevas tiempo sin moverte, ¿qué deporte es el más recomendable?

La respuesta se debe clasificar según la edad, si se quiere perder peso y/o si se quieren alcanzar otros objetivos. No se puede ‘correr antes de andar’. Siempre que comenzamos a practicar ejercicio es mejor hacerlo de manera individual o con un grupo de personas que se encuentren en tu misma situación para así no ir por detrás de los objetivos y desmotivarte.

En primer lugar podríamos empezar por caminar a paso ligero, natación, montar en bici… deportes que no supongan una carga excesiva tanto a nivel físico como emocional.

¿Hay deportes que deberían dejarse para cuando mejores la forma física?

Hasta que no tengamos una resistencia física deberíamos apartarnos de deportes de alta intensidad e impacto: crossfit, correr durante muchos kilómetros.

¿Cuál es la frecuencia con la que habría que empezar a practicarlo al volver a la ‘rutina deportiva’?

Debemos dejar un margen de 48 horas, el tiempo necesario para que nuestras fibras musculares se puedan recuperar, de esta manera disminuimos la probabilidad de lesiones.

¿Qué objetivos debes fijarte si no quieres abandonar la práctica deportiva al poco tiempo de comenzarla?

Los objetivos deben ser realistas, específicos y tangibles. Poco a poco llegaremos a la meta, lo importante es no tirar la toalla.

Los tres puntales de la motivación

Psicología:

Seguramente el más importante, entablar vínculos. Cada persona es un mundo y quiere un trato diferente y, ser lo más perfeccionistas e individualizados con ellos es un pequeño detalle para que mejore. Al final se forma una pequeña familia, donde muchos se desahogan, además de entrenar.

Individualizar:

Siempre en función del objetivo, pero realizar ejercicios o entrenamientos que gusten y diviertan. Hay que entender que el entrenamiento de fuerza es uno de los que más beneficios tiene en casi todos los casos.

Focalizar:

Hacer entender los hábitos saludables es importantísimo. Y eso incluye lo que se hace a diario en casa. Un ejemplo: las chicas que necesitan ganar masa muscular, pero solo realizan cardio y no comen proteína. En este caso, deben dejar el cardio un poco y centrarse en el entrenamiento de fuerza, además de cuadrar la dieta de forma que la ingesta proteica sea mayor.