La niña Kaia Rolle, de 6 años de edad, fue arrestada después de una rabieta en clase en la que, supuestamente, también pateó a un empleado de la escuela. La niña, estudiante de la Academia Lucious»; Emma Nixon en Orlando, Florida, llevaba una cámara corporal y lo gravó todo.

Las imágenes de esta filmación han sido publicadas por su propia familia y muestran los hechos concretos del berrinche de Kaia, acontecido el pasado mes de septiembre. En el vídeo, la niña aparece sollozando y rogando una segunda oportunidad.

Seis meses después de los hechos, ha compartido su familia las imágenes de la cámara donde podemos ver a la niña siendo detenida por una agente de policía. Este coloca bridas en sus muñecas porque la Kaia era demasiado pequeña para utilizar las esposas.

Dicha grabación comienza con dos oficiales de policía entrando en el área administrativa de la escuela, donde se encontraba la niña sentada en silencio mientras un empleado de la escuela le leía un libro. “Ven aquí, cariño, no te va a doler”, le dice uno de los agentes colocando las bridas a la niña mientras esta grita.

“¡No me pongas las esposas! ¡Ayúdame, ayúdame!”, gritaba Kaia llorando. “No quiero ir en un coche de policía”, añadió la niña mientras salía del edificio junto a los dos oficiales.

“¿No quieres? Tienes que hacerlo”, le contesta uno de los policías, a lo que la niña vuelve a
contestar entre sollozos, acercándose al coche policial: “¡No, por favor, denme una segunda oportunidad!”

Kaia es subida al asiento trasero del coche de policía sin dejar de llorar y repetir: “Por favor, por favor, por favor. Por favor, déjeme ir”.

Uno de los oficiales, Dennis Turner, vuelve a hablar con los empleados de la escuela, uno de los cuales le pregunta: “Las restricciones, ¿son necesarias?”, a lo que el agente respondí un rotundo “sí”. “Y si fuera más grande, llevaría esposas normales”, añadió Dennis.

“El más joven que he arrestado tenía 7 años. Estaba robando en un Albertsons y pensó que era una broma. El resto de los niños estaban llorando y él se reía, así que esa es la única razón por la que fue a la cárcel. No pensó que fuera grave”, confesó el agente.

“Kaia tiene seis años. Ahora ha batido el récord”, declaró Dennis Turner, que dijo a los empleados de la escuela que en 28 años en el cuerpo de policía, había arrestado a un total de 6.000 personas.

Por su parte, el Departamento de Policía de Orlando no respondió de forma inmediata a los
comentarios sobre las imágenes de la cámara colocada en el cuerpo de la niña, publicadas el miércoles.

Supuestamente, el agente Turner arrestó a otro niño de 6 años de la misma escuela ese mismo día, pero ese caso no se ha hecho público. Estos actos le valieron el despido a Dennis Turner por no seguir la política del departamento. Según esta, se precisa que los oficiales obtengan la aprobación de un supervisor antes de arrestar a niños menores de 12 años.

El otro oficial que esposó a Kaia fue identificado como Sergio Ramos, y según unos informes planteó sus preocupaciones sobre el arresto. Una investigación posterior lo absolvió de todos los cargos, dijo el portavoz del departamento, David Baker.

“Me sentí mal del estómago cuando escuché esto… Todos estábamos horrorizados”, declaró el jefe de la policía de Orlando, Orlando Rolón.

“En mi nombre y en el de todo el Departamento de Policía de Orlando, pido disculpas a los niños involucrados y a sus familias”, expresó Orlando. Además añadió: “Como abuelo de tres niños menores de 11 años, solo puedo imaginar lo traumático que fue para todos los involucrados.”

En aquel momento, el Fiscal del Estado, Aramis Ayala, también declaró que ninguno de los dos niños acusados de delitos menores por agresión serían procesados.

“Estos niños tan pequeños deben ser protegidos, cuidados y disciplinados de manera que no dependan del sistema de justicia penal para hacerlo”, declaró Aramis en una conferencia de prensa.