Mia Austin, una mujer de 30 años se ahogó con un malvavisco tras decir que quería superar un reto que había visto en un reality show llamado Love Island.

Mia estaba de vacaciones en un chalet en el norte de Gales con su madre y un cuidador.

Tras introducir en su boca el primer malvavisco comenzó a atragantarse y no pudo expulsar el dulce. Quedó inconsciente y murió en el lugar, a pesar de los esfuerzos de los que estaban en el lugar y de los paramédicos.

En un primer momento no estaba claro si estaba intentando el desafío o si simplemente
estaba comiendo uno de los malvaviscos. Había sacudido la cabeza para decir «no»; cuando el cuidador había sugerido que el dulce necesitaba cortarse en trozos.

Su madre, Carol Ann Austin, contó a la policía que»aparentemente en la Love Island hicieron un desafío de malvaviscos, en el que se llenaban la boca de estos dulces. Eso es lo que ella quería hacer con dos amigos».

La Sra. Austin añadió que, después del derrame cerebral de su hija a los 21 años, se
comunicaba mediante gestos o por medio de una computadora que registraba los
movimientos de sus ojos. Además, inmediatamente después se le dio una dieta líquida, pero con los años había progresado con el consumo de alimentos blandos.

A pesar de que cuando tuvo el derrame, a los padres se les dijo que éste sería fatal, Mia Austin se armó de fuerza y sobrevivió. Se mantuvo siempre activa, viajando alrededor del mundo y escribiendo un libro sobre la historia de su vida usando sólo sus ojos, titulado “In the blink of an eye” (En un abrir y cerrar de ojos).

La joven murió sólo dos días antes de ser nombrada Mujer de Merseyside del Año 2019 por su trabajo caritativo y estaba entusiasmada ante la perspectiva de asistir a la ceremonia.