Una investigación ha revelado que una profesora de Historia de 30 años y casada durmió con al menos cinco alumnos de una de las universidades más elitistas de Sudáfrica. Su nombre es Fiona Viotti y es sobrina del exentrenador nacional sudafricano de rugby Nick Mallett. Se descubrió que ha estado acostándose con los muchachos de la Universidad de Obispos Diocesanos (Bishop’s Diocesan College) en Ciudad del Cabo desde 2013 a 2019.

Fue la propia universidad la que se puso en contacto con diversos abogados para investigar a Fiona después de que un alumno de 18 años afirmara que había estado involucrado en una relación sexual ‘intensa’ con ella, volviéndose muy controladora cuando él trató de ponerle fin. El chico acudió a sus padres que fueron los que dieron la voz de alarma.

Casualmente la profesora, que también entrenó al equipo de waterpolo de dicha universidad, renunció repentinamente a su cargo en octubre, solo unos días antes de que las acusaciones se hicieran públicas.

¿Qué ocurrirá con la profesora Fiona Viotti?
Los investigadores contratados descubrieron que Fiona tuvo relaciones sexuales con los alumnos tanto antes como después de contraer matrimonio en 2018 con el capitalista Pavo Viotti de 32 años.

Fiona también filmó vídeos explícitos de sí misma que envió a los alumnos de la universidad y más tarde los distribuyeron por la red, pero no se pudo determinar a quién fueron enviadas inicialmente estas imágenes.

La conducta de Fiona ha sido considerada como una infracción grave, ya que violó los códigos de escolares y el código ético establecido por el Consejo de Educadores de Sudamérica, lo que significa que probablemente no volverá a enseñar nunca más.

Según informaron los medios locales, la escuela no llevará a cabo ninguna acción disciplinaria contra Fiona pues ya había renunciado, pero sí podría enfrentar demandas civiles por parte de las familias de los niños afectados. Sus compañeros funcionarios no tenían conocimiento de su comportamiento y la profesora se ha negado a hablar con los investigadores tanto en persona como por escrito desde que estalló el escándalo.

Por su parte, el abogado William Booth dijo que Fiona está recibiendo ayuda psiquiátrica y se dice que su esposo se ha separado de ella y también se ha negado a hacer declaraciones. La universidad reveló que ha puesto psicólogos y psiquiatras a disposición de los alumnos o familiares afectados por estos deshonrados eventos para quien pueda necesitarlos.

El padre de Fiona también es profesor de esta universidad católica, y su abuelo fue director de la misma, por lo que la familia está enfrentándose a tiempos difíciles. Ahora, la profesora de Historia ha perdido su trabajo y su marido por un escándalo que le ha costado su carrera profesional.