Adelaide Stanley cumplió 3 años en julio de 2019, el mismo mes en que se le diagnosticó leucemia. Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, la leucemia es un tipo de cáncer poco común que comienza en la médula ósea y afecta a los glóbulos rojos, las plaquetas y los glóbulos blancos.

Tanto esta enfermedad como su tratamiento con quimioterapia han afectado de forma drástica el sistema inmunológico de Adelaide, explicaron sus padres Vanlam Nguyen y Jordon Stanley en una entrevista. Por este motivo, la familia ha mantenido a la niña en casa desde el diagnóstico, por miedo a que se contagie con cualquier virus.

“Un simple resfriado común la llevaría al hospital”, confesó Vanlam sobre Adelaide, que además tiene otras dos hermanas, Zoë de 11 años y Alice, de tan solo 1 año de edad. “Como padre de una niña con leucemia, intento mantenerla en una burbuja”, añadió Jordon, su padre.

“Pasamos de abrazar a todo el mundo a tener fobia a los gérmenes, así que no le llevamos nada a casa”, confesó Jordon a los medios de comunicación. “Dejamos de hacer lo que hacíamos como familia.”

Sin embargo, durante un viaje reciente en coche pasaron por delante del restaurante favorito de Adelaide en Beaumont, Texas, y la niña preguntó si podrían parar a tomar algo. Jordon tuvo que recordarle a su hija que tendrían que esperar hasta que se mejorase.

“Eso fue muy duro”, afirmó Vanlam Nguyen acerca de ese momento. “Jordon dijo: ‘Nena, cuando ya no estés enferma, cuando te mejores, podremos ir a comer allí’”, añadió en la entrevista realizada para una cadena de televisión.

Vanlam le relató más tarde ese momento desgarrador a un amigo, quien se dirigió al dueño del restaurante, John Wilson, para solicitar si podía satisfacer una petición muy especial: abrir más temprano un día para que Adelaide y su familia pudieran disfrutar de un desayuno allí.

“Solían venir a almorzar aquí todo el tiempo antes de que le diagnosticaran leucemia”, expuso John Wilson, y añadió: “Han estado en confinamiento casi desde julio.”

De manera que J. Wilson hizo realidad el sueño de Adelaide y no solo abrió temprano su restaurante para servir la comida preferida de la niña, sino que además limpió a fondo el establecimiento con la ayuda de su personal y lo decoraron todo de color rosa, el favorito de Adelaide.

El pasado día 26 de enero, John Wilson abrió una hora y cuarto antes para que Adelaide y su familia pudieran disfrutar de su desayuno especial: huevos revueltos, bacon y galletas caseras. Así, este restaurante de Texas ayudó a dibujar una sonrisa en la cara de la niña de 3 años con leucemia.

“Verla sonreír, saber que podíamos darle un poco de normalidad, fue genial”, confesó Wilson. “Es algo de lo que todos nos sentimos satisfechos”, añadió. Pero eso no fue todo, el restaurante también se hizo cargo de la cuenta.

“Estaba lista para pagar la cuenta, pero ya estaba pagada”, explicó Vanlam. “No puedo explicar lo mucho que esto significa para mí, su padre y sus hermanas”, añadió la madre emocionada. Y así fue como John Wilson cumplió el sueño de una joven clienta que pasa por unos momentos difíciles. Por fortuna, los médicos esperan declarar a Adelaide libre de cáncer en septiembre del año 2021.