No es algo que pase todos los días, pero debería sucedernos, al menos una vez en la vida, lo mismo que le ocurrió a este veterano de las Fuerzas Aéreas. El detonante de esta historia es que este hombre descubrió que un reloj adquirido por primera vez en abril de 1975 por 349 dólares, está valorado actualmente en más de 400.000 dólares.

El veterano aseguró que se hizo con este valioso objeto cuando estaba destinado en el sudeste de Asia, afirmando además que no lo ha usado desde entonces. Cuatro décadas más tarde, casi colapsa su cuerpo al enterarse del valor actual de su Rolex.

Este señor ha declarado que descubrió la impactante noticia acerca de su Rolex Oyster Cosmograph fabricado en 1971 a través de un programa de televisión llamado ‘Antiques Roadshow’, por medio del tasador Peter Planes.

El veterano de guerra se puso en contacto con Planes y le explicó que compró el Rolex de plata en Tailandia, donde estuvo destinado entre 1973 y 1975. La razón fue sencilla; simplemente se percató de que todos los pilotos de aerolíneas llevaban uno y por eso pensó hacerlo él también.

Su decisión de realizar la compra vino a raíz de que lo trasladaran a otra base y comenzara a bucear.

En compañía con otros pilotos que llevaban un reloj igual, comprobó que se podían incluso
sumergir. Fue en noviembre de 1974 cuando encargó el Rolex a otra base militar por el precio de 345,97 dólares, obteniéndolo con un 10% de descuento. Ahora es una cantidad asequible, pero en aquella época era mucho dinero, pues la mayoría de los sueldos mensuales rondaban entre los 300 y 400 dólares.

Aun así lo compró, pero no lo recibió hasta abril de 1975. No obstante, una vez vio el preciado reloj no pudo utilizarlo como pretendía: “Encontré este reloj en particular donde podía permitírmelo y nunca lo usé”, confesó. Además añadió: “Lo miré y dije: 'Es demasiado bonito para llevarlo en agua salada’. Y solo me lo guardé”.

Durante más de cuarenta años ha dejado el reloj guardado en una caja de seguridad: “Lo he sacado dos o tres veces para mirarlo”. También ha mantenido el papel de la garantía en blanco y todavía guarda los recibos y su caja original.

Según el especialista Planes, el reloj debe tener un valor actualmente de unos 400.000 dólares debido en parte a la inscripción “Oyster”, una característica bastante rara que podría considerarse una marca de distinción.

Peter Planes mencionó que Paul Newman llevó un reloj similar en la película ‘500 millas’ del año 1969, el cual se vende en subastas actualmente por precios increíbles que rondan los 150.000 y 200.000 dólares. Por ello, el hombre casi se desploma cuando recibió la noticia de que su posesión tenía un valor de cientos miles de dólares.

“Debido a su condición (básicamente es un reloj nuevo y viejo, sin desgaste, con la etiqueta original en la parte posterior y el hecho de que tenemos toda su documentación completa, también, tal vez uno de los pocos en todo el mundo que todavía no se ha usado) su reloj en una subasta hoy día podría alcanzar entre los 500.000 y los 700.000 dólares”, señaló Planes.

Esta afirmación hizo que el veterano se emocionara más, haciendo este comentario con una enorme sonrisa en su rostro: “Tienes que estar jodido conmigo”. Para concluir, Planes consideró que es uno de los modelos más raros y mejores que jamás haya visto en su vida, afirmando además que: “En estas condiciones, no creo que haya una mejor en el mundo”.