Un total de 3.500 pasajeros han sido sorprendidos por el coronavirus en alta mar, por lo que el crucero permaneció varado hasta que decidieron llevarlo hasta el puerto de California. Aquellos pasajeros que necesitaron tratamiento médico o incluso hospitalización fueron llevados a instalaciones médicas especiales en California.


Una de las pasajeras del crucero Grand Princess, Teresa Duncan Johnson, respondió “Gracias a Dios” cuando el capitán dio la noticia de que el barco infectado con el coronavirus atracaría el domingo y los pasajeros podrían regresar a casa. Sin embargo, más tarde se anunció que el barco no atracaría hasta el lunes.

Teresa y su marido, John Johnson, estaban celebrando el 27 aniversario de su boda y era el décimo tercer crucero que realizaban juntos. No obstante, en esta ocasión fueron sorprendidos por la epidemia del coronavirus en la Bahía de San Francisco, en el norte de California.

Los 3.500 pasajeros estuvieron confinados en sus habitaciones con comida mientras el barco daba vueltas frente al Golden Gate. Teresa y John viven en Augusta, Georgia, y Teresa hizo la siguiente declaración: “Tenemos un camarote con balcón, así que al menos tenemos bonitas vistas.

Lo siento por aquellos que no las tienen”. También añadió que pasaban el tiempo “viendo la televisión, comiendo tres comidas al día, leyendo…”

Fue el concejal de Oakland, Larry Reid, el que manifestó en los medios de comunicación locales que el crucero Grand Princess, con más de 3.500 a bordo procedentes de 54 países, atracaría en un área desocupada del puerto de Oakland el pasado domingo. Más tarde, se cambió la orden para el día siguiente.

Los miembros de la tripulación fueron los únicos que pudieron salir de sus camarotes con
mascarillas y guantes hasta el sábado por la noche, cuando se enteraron de que su confinamiento estaba llegando a su fin.

Los residentes en California fueron a unas instalaciones preparadas por el gobierno federal para ser examinados y aislados. Por su parte, los no californianos serán transportados por el gobierno federal a instalaciones en otros estados.

La tripulación también ha sido puesta en cuarentena y trasladados a bordo del barco, pero todavía no se sabe lo que pasará con los pasajeros de otros países. De momento, el congresista de Texas, Joaquín Castro, twitteó que algunos pasajeros permanecerán en cuarentena en la base naval de Oackland, en San Antonio.

En concreto, fueron 46 personas las que se sometieron a la prueba de coronavirus, dando positivo 21 de ellas. Fue confirmado este sábado por el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, después de que los más de 2.500 pasajeros se pusieran en cuarentena después de la muerte de uno de ellos.

Mike Pence también informó de que el crucero atracaría en un puerto no comercial de California y que todas las personas a bordo serían examinadas. De las 21 personas que han dado positivo, 19 son miembros de la tripulación y los otros dos son pasajeros.

“Es muy probable que la tripulación haya estado expuesta a dos salidas diferentes”, expuso el vicepresidente Mike Pence, que comentó además que el coronavirus se manifestó en pasajeros anteriores según los medios de comunicación. También ha asegurado que es probable que la tripulación realice una cuarentena a bordo.”

Por otro lado, el presidente de Estado Unidos, Donald Trump, ha hablado con el gobernador de California, Gavin Newsom. Trump ha afirmado que: “Tuvimos una buena conversación, estamos trabajando en el crucero juntos”. También ha revelado que en el crucero se encuentran cerca de 5.000 personas.

Trump ha remarcado que en su país se tienen unas cifras muy bajas de casos de infección por coronavirus en relación con otros países del mundo. “Nuestras cifras son más bajas que las de casi cualquiera.”

El crucero se dirigía a Hawái y dos semanas después de regresar a su país en el mismo barco, un hombre de 71 años falleció después de haber viajado a México. Varios miembros de la tripulación y algunos pasajero comenzaron a experimentar síntomas de este nuevo virus a los pocos días.

Ahora mismo se estima que alrededor de 60 personas que viajaron con él se encuentran en el crucero. A pesar de que el epicentro del coronavirus se encuentra en Wuhan y la mayor parte de los casos se han registrado en China, son muchos los países del sureste asiático donde se han detectado casos, así como en Europa, América y Oriente Próximo.

Dentro de las medidas de seguridad que ha implantado la Organización Mundial de la Salud (OMS) se encuentra la declaración de emergencia sanitaria internacional a finales del mes de enero.

Además, ha pedido a la comunidad internacional que refuercen los esfuerzos por evitar que el virus se siga extendiendo.