Según han informado los medios locales, la policía de Taiwán encontraba los restos de un bebé abandonado por sus propios padres y que habría sido devorado por unos perros callejeros. El padre del bebé con el pseudónimo de Xiao Li, de 28 años de edad, llevó a su pareja de 19, bajo el pseudónimo de Xiao Mei, en bicicleta a un descampado para abandonar al pequeño. Los padres que abandonaron a su bebe lo  tenían todo planeado, pues lo habían depositado en una bolsa de plástico para deshacerse de él.

Estos hechos acontecieron en Kaohsiung, al sur de Taiwán el pasado día 8 de octubre. Según fuentes de la investigación, la madre del menor tiene una enfermedad mental menor, gracias a lo cual se descubrió lo que habían hecho. Estaba bajo vigilancia de la Oficina de Asuntos Sociales. Ellos dieron la voz de alarma a la policía porque no podían localizar a la chica, hasta que finalmente los encontraron. Cuando le preguntaron dónde estaba su bebé, ella confesó que “lo tiraron el mismo día que nació”.

El trágico final de un recién nacido abandonado a su suerte

Los datos de la investigación atestiguan que la pareja se conoció en Internet. Y habían alquilado un piso en Kaohsiung, concretamente en el distrito de Siaogang. También se ha informado de que la pareja no tenía muchos recursos y vivían en penosas condiciones. Después de abandonar a su bebé, huyeron y se escondieron durante casi un mes en un cibercafé del centro de Taiwán, lugar donde encontraron a la pareja.

Al confesar el paradero de su bebé abandonado, la policía se trasladó hasta el lugar de los hechos. Allí encontraron los huesos del menor en aquel descampado. El lugar estaba cerca de la casa de la pareja y las primeras hipótesis apuntan a que el bebé falleció por las heridas ocasionadas por perros sin dueño que acabaron comiéndose al pequeño.