Fue gracias a las cámaras de seguridad instaladas en el hogar de un oficial de policía de Nueva York, que pudieron arrestarle por el presunto asesinato de su hijo de 8 años. Michael Valva, que así se llama el agente, y su prometida Angela Pollina han sido acusados de asesinato en segundo grado por este crimen.

Supuestamente, la pareja dejó morir de frío al niño de 8 años de edad con autismo. Además, fueron grabados por las cámaras de seguridad de su propia casa burlándose del pequeño porque tenía frío antes de dormir.

El pasado día 17 de enero, Michael Valva realizaba una llamada telefónica a la policía del condado de Suffolk para informar de la muerte de su hijo. En esta llamada, el agente declaró que Thomas se había resbalado cayéndose en la entrada de su casa de Long Island mientras esperaba el transporte escolar.

No obstante, los investigadores encontraron muchas incongruencias con la historia que Michael Valva les había contado. Estos llegaron a la conclusión de que Thomas fue obligado a dormir en el garaje familiar durante la noche, con unas temperaturas extremas de algunos grados bajo cero. A consecuencia de este hecho se produjo la muerte del pequeño, y así lo manifestó el Comisario de Policía del Condado de Suffolk, Geraldine Hart, en una conferencia de prensa el día 24 de enero.

Como consecuencia de sus actos, Valva y su prometida Angela Pollina están acusados de asesinato en segundo grado, aunque se han declarado no culpables. Por suerte, las cámaras usadas por la pareja para vigilar a sus hijos grabaron los últimos días de Thomas, según confirmaron varias fuentes.

Una de estas cámaras instalada en el garaje, etiquetado como la ‘habitación de los niños’, captó las imágenes de Thomas dos noches antes de su muerte. Lo grabó a él y a su hermano Anthony, de 10 años de edad, temblando de frío mientras dormían en el congelado suelo del garaje, afirmó Laura Newcombe, Asistente del Fiscal del Distrito.

“Están pasando auténtico frío. No hay almohadas, ni mantas, ni colchones”, aseguró Newcombe durante una audiencia. Además, añadió: “El día de su muerte, Thomas supuestamente se cayó de frente, dando con la cara en el suelo de hormigón del garaje.”

Hay demasiadas pruebas grabadas sobre el día que se produjo la muerte de Thomas. En una de esas grabaciones de audio, se puede oír a su hermano mayor preguntando por qué Thomas tenía problemas para caminar. “Cuando te lavas con agua fría y hace mucho frío, te da hipotermia”, respondió Michael Valva, según citó Newcombe las palabras textuales del audio.

Un poco más tarde, su hijo Anthony le pregunta por qué Thomas se había caído al suelo, a lo que su padre contestó sarcásticamente: “Porque tiene frío. Boo f-king hoo”. Entonces, Angela Pollina le pregunta a su prometido: “¿Qué estás haciendo?”. A lo que este le contesta: “Asfixiarlo, eso es lo que estoy haciendo”, dijo Newcombe.

Siguiendo con la citación de la grabación, según Newcombe, Angela Pollina le dice a Michael: “Quítale las manos de encima. Hay gente por todas partes”. Hace dos años que la madre biológica de Thomas y Anthony, Justyna Zubko-Valva, perdió la custodia de sus hijos. Desde entonces, ha luchado para demostrar que fueron víctimas de abusos.

Justyna escribió además los temores que tenía hacia sus hijos en su página de Twitter ‘Stand Up Against Child Abuse’. Michael y Angela mantienen su inocencia, sin embargo, sus abogados no han podido hacer ninguna declaración porque no pudieron ser localizados.