Una mujer, su hijo y su marido han sido acusados de asesinato después de un tiroteo mortal en el que un guardia de seguridad de una tienda Family Dollar resultó muerto.


El guardia se negó a que su hija entrase en el establecimiento sin la mascarilla facial en mitad de la pandemia de coronavirus.

Calvin Munerlyn, de 43 años de edad y padre de seis hijos, fue asesinado a tiros el pasado viernes sobre las 13:40 mientras trabajaba en la tienda Family Dollar ubicada en el 877 de la Quinta Avenida en Flint, Michigan, Estados Unidos.

Sharmel Teague, su marido Larry Teague, de 44 años de edad, y su hijo Ramonyea Bishop, de 23, fueron acusados de asesinato premeditado en primer grado y cargos por armas de fuego.

Calvin le dijo a Sharmel que debía salir de la tienda porque su hija no llevaba mascarilla, motivo por el que ambos discutieron.

Poco después, dos hombres entraron en la tienda y Larry le gritó a Calvin por faltarle
supuestamente el respeto a su esposa. Entonces, Ramonyea disparó al guardia de seguridad en la nuca según David Leyton, el fiscal del condado de Genesee.

Sharmel Teague ha sido arrestada, pero Larry y Ramonyea siguen en libertad a pesar de que Larry enfrenta cargos adicionales por violar la orden ejecutiva de la Gonernadora Gretchen Whitmer.

Ella fue la que ordenó a todos los clientes y empleados que usaran protectores faciales dentro de las tiendas minoristas.

Por otro lado, el cargo de asesinato premeditado en Michigan conlleva una sentencia de cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional una vez condenado, pena que recaerá sobre Ramonyea cuando consigan capturarlo.

“De todos los indicios, el Sr. Munerlyn simplemente estaba haciendo su trabajo en la defensa de la Orden Ejecutiva de la Gobernadora relacionada con la pandemia de COVID-19 para la seguridad de los empleados y clientes de la tienda”, declaró David Leyton el lunes en un comunicado.

“Es importante que la orden de la gobernadora sea respetada y cumplida, y que alguien pierda la vida por ello es incomprensible”, añadió el fiscal de condado. No se ha revelado información sobre la hija de esta familia que no llevaba mascarilla.

Calvin Munerlyn se quedó en la puerta sufriendo la herida de bala en la cabeza hasta que fue llevado al Centro Médico Hurley, donde poco después sucumbió a las heridas. Su hijo mayor también trabaja en la misma tienda, pero no estaba presente cuando su padre fue asesinado.

“Todo lo que tienen que hacer es escuchar a la ley, escuchar a la gobernadora. Solo quédense en casa. Si no tienen que salir, no necesitarán una máscara a menos que salgan a hacer sus compras o sus necesidades. Todo lo que mi bebé hacía era su trabajo, trabajando y haciendo su trabajo”, dijo consternada la madre de Calvin, Bernadett, que exige justicia para su hijo.

Era un padre cariñoso y un miembro querido de la comunidad que ha dejado de esta forma tan dramática a su esposa desde hace 10 años y a sus seis hijos.

Después del tiroteo, los sospechosos huyeron hacia los edificios de apartamentos situados detrás de la tienda. Alrededor de 150 familiares y amigos quisieron reunirse en la Quinta Avenida para ofrecer un homenaje en honor a Calvin a la luz de las velas.

“Es increíblemente triste que en esta crisis se haya perdido esta vida. Somos conscientes de lo importante que es que la gente mantenga la cabeza plana, que hagamos lo correcto protegiéndonos a nosotros mismos y protegiendo a los demás”, declaró la gobernadora Gretchen el pasado lunes.

Calvin, conocido cariñosamente como ‘Duper’, fue contratado en esa tienda de descuentos hace poco más de un año, después de haber trabajado como guardia de seguridad en Michigan durante décadas. No obstante, también era conocido por ayudar a los más necesitados, incluso adolescentes en riesgo de la comunidad.

Un miembro de la familia ha lanzado una campaña “GoFundMe” con la intención de conseguir donaciones para ayudar a sufragar los gastos del funeral de Calvin Munerlyn.