Son tantos los casos que están apareciendo de coronavirus en todo el mundo que es habitual la falta de algunos artículos indispensables como alcohol, mascarillas, guantes incluso ropa médica. En esos momentos de desesperación hay que buscar soluciones donde sea, y en este caso fue el propio Servicio Nacional de Salud de Reino Unido el que tuvo que pedir ropa médica a un sexshop.


¿Y por qué a un sexshop? Porque esta tienda erótica está especializada en fetichismo médico, por lo que tenían diversos artículos desechables que serían muy útiles en un hospital debido a la escasez de recursos por los numerosos casos de contagios actuales por COVID-19.

De hecho, hasta este lunes se han registrado en el país 1.408 muertes por coronavirus y un total de 22.141 infectados. Incluso Boris Johnson, el primer ministro, declaró el viernes pasado que había dado positivo en la prueba de COVID-19.

En medio de esta situación, la tienda erótica conocida como MedFetUK donó el pasado viernes a un hospital británico todos los artículos desechables que tenían disponibles y que pudieran ser utilizados por el centro.

Según los dueños del sexshop, fue el mismo Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS son sus siglas en inglés) se puso en contacto con ellos a través de una ‘solicitud urgente’ procedente del equipo de protección personal. Además, les confirmaron que muchos artículos han descendido de manera considerable a nivel mundial como consecuencia de la pandemia de COVID-19.

“Cuando nosotros, una pequeña empresa creada para servir a una pequeña sección de la comunidad «kink»;, vemos que nos buscan como proveedores de último recurso para nuestro Servicio Nacional de Salud en un momento de crisis, algo está muy mal. De hecho, es escandaloso”, manifestó la compañía a través de su cuenta de Twitter.

La tienda no se lo pensó dos veces y contribuyó con una buena acción para ayudar en esta situación que estamos sufriendo en todo el mundo. Y a pesar de que no contaba con demasiadas existencias de trajes, mascarillas y guantes desechables, entregaron todo lo que tenían de forma altruista ante la desesperación del NHS.

Cada ciudadano está aportando su granito de arena contribuyendo de una u otra forma, incluso quedándose en casa para no exponerse o contagiar a otras personas en caso de que sean portadores del coronavirus y todavía no lo sepan. Ahora es cuando más unidos debemos estar y ayudar siempre que nos sea posible, como hicieron los dueños de esta empresa británica.