Después de un largo mes de cuarentena, y sin saber hasta cuándo tendremos que estar así, la paciencia y tolerancia se están viendo mermadas en muchos hogares de todo el mundo. Y es que no poder salir de casa nada más que para emergencias, renunciando a nuestra vida laboral y social, está haciendo que mucha gente se crispe y empiece a estar cansada.


Como le ocurrió a un vecino de la ciudad italiana de Florencia, que fue detenido por la Policía mientras circulaba con su bicicleta por una carretera dirigiéndose a Bolonia. El hombre fue multado por violar las normas de confinamiento domiciliario obligatorio que rigen todo el país para evitar que la pandemia de coronavirus se siga extendiendo.

El hombre fue multado por su acción y reconoció a la Policía que prefería el castigo de la multa, y lo que fuese necesario, antes que seguir en casa con su familia. Según sus propias declaraciones, “no aguantaba más las discusiones”.

En el momento de su detención, el hombre se encontraba ya a varios kilómetros de distancia de su domicilio y, tras ser interrogado, este ciudadano hizo la siguiente confesión: “Me escapé, no podía aguantar estar discutiendo con mi esposa y mis hijas”.

La Policía, al escuchar su respuesta, sancionaron al ciclista por incumplir la cuarentena puesto que para este señor salir de casa era algo necesario, pero no lo consideraron así los agentes. Según ellos, su salida no fue justificada ni estaba catalogada de primera necesidad.

Una infracción de este calibre supone multas de entre 400 y 3.000 euros, o lo que es lo mismo, entre 435 y 3.275 dólares, pero aun así para este señor este castigo fue mucho menos doloroso que el martirio de permanecer en casa oyendo discusiones a todas horas. De hecho, aseguró que prefería esa sanción antes que quedarse un minuto más encerrado en casa.

Y es que, en realidad, no estamos acostumbrados a quedarnos metidos en casa durante días con nuestra familia sin poder salir ni ver a nadie, algo que empieza a pasar factura en muchos hogares después de más de 30 largos días de confinamiento.

Por eso, para mantener tu bienestar físico y mental durante la cuarentena, se recomienda seguir unas rutinas y realizar ejercicio a diario, tanto para estar en forma como para relajarnos y mantener la calma. Esto es fundamental considerando no solo los días que llevamos confinados, sino los que nos quedan hasta que podamos volver a la normalidad y dejar atrás esta pesadilla llamada coronavirus.