Este sitio web rompió la ley federal al vender munición a menores ilegalmente, que después usaron para asesinar a inocentes, según la demanda. Dimitrios tenía entonces 17 años de edad y supuestamente utilizó una tarjeta de regalo prepago de American Express para realizar la compra de más de 100 cartuchos de munición en dos ocasiones al minorista online Lucky Gunner.

Al vender munición a un menor, este sitio web infringió la ley federal. Sin embargo, alegó en su defensa que Dimitrios Pagourtzis nunca verificó su edad. Hace más de un año se presentó una demanda por parte de las familias de las víctimas y los supervivientes contra Dimitrios y sus padres, donde Lucky Gunner es nombrado también como demandado.

“Aunque Pagourtzis era demasiado joven para comprar o poseer legalmente municiones y armas de fuego en virtud de la ley federal, Lucky Gunner no exigió que presentara una identificación o alguna prueba de su edad”, alega dicha petición.

A pesar de que Lucky Gunner deja claro en su página web que no vende munición a menores de 21 años, pues está prohibido por la ley federal, el minorista no toma medidas para verificar la edad de sus clientes, según la alegación. “En su lugar, en menos de 2 minutos el sistema automatizado de Lucky Gunner aprobó su compra”, según afirma la demanda.

Por su parte, Lucky Gunner emitió un comunicado el pasado domingo por la noche en el que decía: “Nuestros corazones están con las familias y las víctimas afectadas por la tragedia de Santa Fe”. Y añadió también: “Contrariamente a lo que se afirma, nuestra compañía cumplió con todas las leyes al hacer la venta al sujeto. El sospechoso cometió muchos crímenes, incluyendo el de tergiversar deliberadamente su identidad.”

El día 18 de mayo de 2018, Dimitrios Pagourtzis se puso en marcha hacia la escuela armado con una escopeta y un revólver que le quitó a su padre. Este compró legalmente las armas, pero supuestamente las dejó sin asegurar en la casa de la familia.

Rhonda Hart, la madre de una de las víctimas del tiroteo, Kimberly Vaughan, de 14 años de edad, hizo la siguiente declaración: “Esto es molesto porque su edad no fue verificada en absoluto”. Pero todavía más alarmante, cuenta Rhonda, es que Dimitrios compró la munición en el mismo sitio web donde lo hizo el responsable de la masacre de Aurora, Colorado, en Estados Unidos, en 2012.

“Después de Aurora, ¿por qué el sitio web no cambió sus prácticas?”, se pregunta Rhonda Hart destrozada por la muerte de su hija. “¿Por qué no añadieron la verificación de la edad a sus prácticas? No hay un sistema de antecedentes si no eres mayor de edad.”

Acusado de asesinato, el juicio de Dimitrios estaba programado para el pasado mes de febrero, pero en diciembre fue declarado incompetente para poder ser juzgado. Actualmente, está retenido en un centro de salud mental donde está siendo tratado para ayudarle a recuperar la competencia que le permita poder ser juzgado, según informaron los medios.

El abogado de Dimitrios Pagourtzis, Nick Poehl, y el de la compañía de Lucky Gunner, Red Stag, no han querido hacer declaraciones al respecto por el momento.