La actual pandemia de coronavirus a nivel mundial está creando un clima de tensión y preocupación que afecta a la gran mayoría de la población.


Así ha sido como Callaghan McLaughlin se ha hecho eco de esto y ha decidido dibujar una sonrisa en el rostro de sus vecinos con un puesto de chistes diarios.

“Hay mucho estrés en el mundo, y quiero conseguir algunas sonrisas en los rostros de la gente”, afirmó el joven. Callaghan vive en Saanich, Columbia Británica, en Canadá, Estado Unidos, y allí suele montar un puesto de limonada en esta época del año.

Sin embargo, debido a las normas de distanciamiento social no pudieron hacerlo, así que se les ocurrió esta idea alternativa a él y a su madre.

“Tuve que pensar en algo que no tuviera contacto y no hubiera dinero en efectivo de por medio, pero que también tuviera el mismo espíritu comunitario y el mismo aspecto social que un puesto de limonada”, confesó Kelsea McLaughlin, la madre del niño, a los medios de comunicación.

Callaghan monta su puesto todos los días en la entrada de su casa y reparte chistes gratis durante 45 minutos para animar a la gente y hacer reír a todo aquel que lo encesite. “Hay mucho estrés en el mundo y quiero que la gente sonría”, dijo el joven en una entrevista.

Este joven emprendedor y altruista obtiene sus chistes de un libro de chistes para niños titulado ‘Laugh Out Loud Jokes For Kids’, de Rob Elliott. No obstante, según su madre, también ha aprendido algunos nuevos de la gente que pasa por su puesto e intercambia chistes con él.

“Por lo general, tiene una tasa de éxito bastante alta con los chistes que le cuentan. Ha aprendido todo un repertorio”, declaró Kelsea orgullosa de su hijo. Teniendo en cuenta que muchos de los residentes del barrio de Callaghan son ancianos, según Kelsea el puesto de chistes de su hijo ha generado un gran impacto muy positivo en la comunidad.

“Creo que les ayuda a sentirse un poco más conectados, porque son uno de nuestros grupos comunitarios más aislados”, siguió narrando Kelsea. Y añadió: “Trae una sonrisa a las caras de la gente. Les recuerda a los tiempos pre-pandémicos cuando hacían cosas divertidas”.

Según una importante cadena de televisión, entre los chistes favoritos de Callaghan se encuentran los siguientes: “¿Cómo llamas a un canguro perezoso? ¡Bolsa para cocinar patatas!” y “¿Cómo llamas a un bicho que es malo en el fútbol? ¡Fumble Bee!” (una abeja muy torpe y famosa similar a la Abeja Maya en España).

En los comentarios de su publicación en Twitter, incluso el actor Ryan Reynolds le llamó ‘héroe’ como un grito de guerra.

Y es que en Canadá ya se han reportado 60.502 casos de coronavirus hasta el pasado día 3 de mayo y 3.795 muertes relacionadas con este virus, según la base de datos de Johns Hopkins. La buena noticia es que 24.921 canadienses se han recuperado satisfactoriamente de esta enfermedad.